Para orar cada día: Viernes

27 de abril de 2018. Festividad de Virgen de Montserrat

"El Hijo ha puesto al padre y su Reino en el centro de su corazón, de su afectividad, de su cuerpo y de todas las decisiones de su libertad"
Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí

Juan 14, 1-6

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino». Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí».
 

Comentario

Afirma Jesús con claridad sorprendente que quien lo ha visto a él ha visto al padre. No está hablando de rasgos físicos, de parecidos faciales. Tampoco dice que él es solo una marioneta en la mano del padre. El Hijo ha puesto al padre y su Reino en el centro de su corazón, de su afectividad, de su cuerpo y de todas las decisiones de su libertad, de tal manera que lo expresa en cada palabra, caricia, silencio, pausa, trabajo, paso… Con el Padre, dialoga en cada instante la vida siempre nueva del Reino, que transparenta su rostro y nos transforma a los que lo contemplamos.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cómo vivo y experimento este camino y esta verdad en mi vida?
 

Oración

Para los cristianos, para cada uno de nosotros, el camino al Padre, es dejarse guiar por Jesús, por su Palabra de Verdad, y acoger el don de su Vida. La 'meta es el Padre'.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo