Para orar cada día: Martes

19 de febrero de 2019. Festividad de San Álvaro

"Y Jesús dándose cuenta los reprende, les llama la atención, porque tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen"
Guardaos de la levadura de los fariseos

Marcos 8, 14-21

En aquel tiempo, los discípulos se habían olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca más que un pan. Jesús les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos hablaban entre sí que no tenían panes. Dándose cuenta, les dice: «¿Por qué estáis hablando de que no tenéis panes? ¿Aún no comprendéis ni entendéis? ¿Es que tenéis la mente embotada? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿No os acordáis de cuando partí los cinco panes para los cinco mil? ¿Cuántos canastos llenos de trozos recogisteis?». «Doce», le dicen. «Y cuando partí los siete entre los cuatro mil, ¿cuántas espuertas llenas de trozos recogisteis?» Le dicen: «Siete». Y continuó: «¿Aún no entendéis?».
 

Comentario

Hoy escuchamos el relato en el cual cruzando en la barca a la otra orilla, los discípulos, no sólo se habían olvidado el pan, sino que además estaban discutiendo por esta cuestión, mientras Jesús intentaba enseñarles, aconsejarlos. La discusión por olvidarse el pan, no les permitía escuchar al maestro, a Jesús.

Y Jesús dándose cuenta los reprende, les llama la atención, porque tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen, porque se olvidaron de la multiplicación de los panes, porque una pequeñez, los hace perder de vista que están con el Mesías.

Estos hombres estaban conociendo a Jesús, a quien admiraban y por quien abandonaron todo, pero todavía faltaba camino...y La paciencia de Jesús es admirable, los interpela, les llama la atención, e intenta que comprendan y vean.

Lo complicado y malo es que después de 2000 años, incluso creyendo que es Dios, Señor y Salvador, estando en la misma barca de la Iglesia, sigamos en discusiones inútiles, sin ver, ni oír; lo triste es que sigamos peleándonos entre nosotros, con critica, murmuración, divisiones y que eso nos impida ver a Jesús, escucharlo.
 

Pregunta para reflexionar

¿Qué es lo que todavía no comprendemos? ¿Cuál es hoy la levadura de los fariseos y de Herodes para nosotros? ¿Qué significa hoy, para mí, tener el “corazón endurecido”?
 

Oración

¡Ayúdame a ver que tú mismo eres el “pan” que necesito para estar vivo! Ayúdame a poner toda mi esperanza en Ti.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro