Para orar cada día: Lunes

13ª Semana del Tiempo Ordinario

29 de junio de 2020. Solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo

"Hoy vamos a tener muy presente en nuestra oración a toda esa parte de la Iglesia que habla poco y hace mucho. Son los que nos salvan a todos"
Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo

Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?». Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas». Díceles Él: «Y vosotros ¿quién decís que soy yo?». Simón Pedro contestó: «Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo». Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos».
 

Comentario

Los Evangelios dejan clara la preponderancia de Pedro sobre los demás apóstoles. En el Evangelio de hoy, Pedro confiesa la fe en Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios vivo y es elegido por Jesús como la piedra sobre la que se edificará la Iglesia. “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Lo que Jesús quiere edificar es una comunidad, “su comunidad”,  hombres y mujeres  que tienen algo en común y que se  reúnen para festejar eso mismo y para vivirlo.

No sabemos por qué Jesús elige a Pedro y no a otro, pero lo cierto es que se fija en él para apacentar a su rebaño y confirmar a los hermanos en la fe.

Aunque el Evangelio de hoy no hable de San Pablo, hoy también celebramos su fiesta. San Pablo es el perseguidor convertido en evangelizador, el que lleva el Evangelio a nuevos pueblos, con nuevos lenguajes, el animador de las comunidades que fundaba...

La historia de estos dos apóstoles, el haber sido elegidos por Cristo no le ha ahorrado dificultades. Ellos son dos claros ejemplos de que la vida del cristiano no es nada fácil, pero que vale la pena consagrarse al servicio de la causa de Reino, de la Buena Noticia de Jesús.
 

Pregunta para reflexionar

¿Quién es Jesús para mí? ¿Quién soy yo para Jesús? ¿Qué misión resulta de todo esto para nosotros?
 

Oración

Señor, que sepamos imitar la fe de estos dos apóstoles.
Que las dificultades acrecienten nuestra fe.
Queremos  mantenernos a tu lado.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro