Para orar cada día: Sábado

14ª Semana del Tiempo Ordinario

11 de julio de 2020. Festividad de San Benito

"El Evangelio de hoy nos abre los ojos respecto al hecho ineludible de que el discípulo sea a veces incomprendido, encuentre obstáculos o hasta sea perseguido por haberse declarado seguidor de Cristo"
Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán

Mateo 10, 24-33

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus Apóstoles: «No está el discípulo por encima del maestro, ni el siervo por encima de su amo. Ya le basta al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su amo. Si al dueño de la casa le han llamado Beelzebul, ¡cuánto más a sus domésticos!

»No les tengáis miedo. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo vosotros a la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde los terrados. Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos. Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos».
 

Comentario

El seguimiento a Jesús es una invitación a la gratuidad y a la libertad del corazón, pero la pregunta de pedro en este texto nos resulta sin duda familiar. El deseo de reconocimiento, poder y prestigio están impresos también en el interior del ser humano. No hemos de escandalizarnos por ello, pero tampoco cansarnos nunca de luchar para no pactar con sus dinámicas de modo que terminen haciéndonos sus prisioneros.

Jesús nos invita a seguirle sin ofrecernos seguridades, aunque sí la certeza de su incondicional compañía. Pide nuestra libertad de corazón y a cambio nos promete el ciento por uno.

El seguimiento a Jesús redimensiona nuestra vida y amplía la familia de sangre a la fraternidad universal. San Benito, fundador de la Orden Benedictina y Patrón de Europa, es un buen icono de ello y nos recuerda, en el actual contexto de crisis y pandemia, que la acogida está en la entraña del Evangelio.


Pregunta para reflexionar

Hoy Europa sigue siendo pecadora y pierde su alma a chorros ¿Abres “el oído de tu corazón” y estás a la escucha  de lo que te ofrece Jesús? ¿Quién da más? ¿Sueñas  con hacer de la Iglesia una familia?


Oración

Ayúdanos, Señor, a vivir el espíritu de libertad, acogida y gratuidad al que el Evangelio nos urge. Enséñanos a saber escuchar.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo