Para orar cada día: Martes

2ª Semana del Tiempo Ordinario

21 de enero de 2020. Festividad de Santa Inés

"Debemos ver en el domingo sus “valores” más que el «precepto», aunque también éste exista y siga vigente. Las cosas no son importantes porque están mandadas. Están mandadas, porque representan valores importantes para la persona y la comunidad"
El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado

Marcos 2, 23-28

Un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas. Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?». Él les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?». Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado. De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado».
 

Comentario

La controversia entre Jesús y los Fariseos remueve todas las páginas del Evangelio de Marcos. Jesús va sin miedo y de inmediato en defensa de sus hambrientos discípulos. Las necesidades humanas superar las demandas del ritual del Sábado.

El perdón, la misericordia y la compasión están en el corazón de la verdadera religión. Sin estas cualidades todo el resto sería una actuación vacía y sin corazón.

El sábado es para nuestro bien. Cuando nos reunimos en ese día, encontramos a Dios en muchas formas. Encontramos a Dios en la Comunidad, en el compartir la Gran Historia de la Salvación, y en la preparación de la cena preparada por el Señor. A nuestras almas se les da la oportunidad de recuperarse, y volvemos a nuestras tareas reconfortados.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cuál es mi actitud ante los mandamientos. ¿Son un deber o medios para crecer en el amor? ¿Cuáles son los puntos de mi vida que he de cambiar?
 

Oración

Jesús, ayúdame a ser una persona  coherente que no tema a las dificultades
Ayúdame, Señor, a ser sincero en tu seguimiento.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro