Para orar cada día: Sábado

10ª semana del Tiempo Ordinario

15 de junio de 2019. Festividad de Santa María Micaela

"La comunión con Dios y con todos los hombres sólo será posible desde una vida que se expresa con la sinceridad de las propias palabras"
Sea vuestro lenguaje: ‘Sí, sí’; ‘no, no’

Mateo 5, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído también que se dijo a los antepasados: ‘No perjurarás, sino que cumplirás al Señor tus juramentos’. Pues yo digo que no juréis en modo alguno: ni por el Cielo, porque es el trono de Dios, ni por la Tierra, porque es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran rey. Ni tampoco jures por tu cabeza, porque ni a uno solo de tus cabellos puedes hacerlo blanco o negro. Sea vuestro lenguaje: ‘Sí, sí’; ‘no, no’: que lo que pasa de aquí viene del Maligno».
 

Comentario

“Habéis oídos que se dijo a los antiguos… pues yo os digo… Jesús va más allá de la letra, busca el espíritu de la ley y trata de indicar el objetivo último de este mandamiento: alcanzar la trasparencia total en la relación entre las personas.

Jesús nos invita a ser sencillos, a decir “sí” o “no”, sin adornos o artificios. La palabra humana tiene un valor por sí misma, por la sinceridad que atestigua. Un corazón sencillo se muestra como es, con naturalidad, sin complicaciones o rebuscamientos. El humilde deja de lado la presunción, la palabrería hueca y superficial. Sus  palabras están llenas de franqueza y simplicidad.

Como siempre, lo que nos pide Jesús es para nuestro beneficio. El no mentir, el no jurar en falso es sobre todo para bien nuestro, y desde luego de los demás.

Se pierde la confianza en quién miente. El Señor quiere que seamos personas dignas de fiar. Quien dice una mentira tiene que decir otras (probablemente muchas otras) para sostenerla. El Señor no quiere que nos metamos en ese laberinto mental que sólo desgasta y daña.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cómo son nuestras conversaciones, ¿están llenas de sinceridad, de sencillez, de limpieza? ¿Hay algo de fingimientos o deseos de aparentar?
 

Oración

Señor, enséñanos el rigor de la lealtad, de la objetividad, en el seno de un mundo que sabe inventar muy bien tantas escapatorias y disimulos.                                    

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro