Para orar cada día: Sábado

28 de abril de 2018. Festividad de San Pedro Chanel

"Basta contemplar a Jesús para ver al Padre, porque el Padre se expresa en sus palabras, silencios y acciones"
Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí

Juan 14, 7-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto». Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta». Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: ‘Muéstranos al Padre’? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras.

»Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si pedís algo en mi nombre, yo lo haré».
 

Comentario

Los discípulos veían a Jesús unido al Padre. Era su referencia, el origen de una manera inédita de ver la realidad, de acercarse a las personas, de sacar vida de escenarios de muerte certificada. También ellos quieren asomarse a ese misterio, a ese rostro. Es algo sencillo. Basta contemplar a Jesús para ver al Padre, porque el Padre se expresa en sus palabras, silencios y acciones.

También hoy el Padre se acerca a mis sentidos en personas creadoras del fututo que no temen tocar con cariño las heridas y enfrentarse con valor a los mercaderes de pobres e inocentes.
 

Pregunta para reflexionar

¡Asombroso misterio! Tanto se identifica el Hijo con el Padre, que pedirle al Padre es pedirle al Hijo, y el propio Hijo recibe, a la vez que el Padre, la oración que en su nombre se eleva.¿Te pediré a Ti, Jesús, en tu propio nombre?
 

Oración

Jesús, de tus enseñanzas aprendo a intentar conocerte mejor, porque cada día te escucho y te hablo. Y me animas a creer más en ti, a fiarme plenamente de ti y a pedir al Padre en tu nombre lo que necesite. Te hago caso : hoy le pido al Padre, en tu nombre, con fe, todo aquello que necesito.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo