Para orar cada día: Martes

10ª semana del Tiempo Ordinario

11 de junio de 2019. Festividad de San Bernabé

"Desprovistos de todo y necesitados de todo, llevamos la mayor riqueza: el don del reino; por eso son posibles la pobreza, la confianza y el abandono"
Vosotros sois la sal de la tierra. (...) Vosotros sois la luz del mundo

Mateo 5, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos».
 

Comentario

El Evangelio de hoy nos ayuda a comprender la vida de San Bernabé y nos muestra un estilo de vida que también nosotros hemos de vivir. “Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca”. A veces  buscamos a Dios demasiado lejos y está  aquí, cerca de nosotros. Para poder proclamar  a los demás la bondad y la proximidad de la presencia de Dios, es necesario experimentarlo  primero personalmente.

Jesús desahoga con los doce los sentimientos de su corazón y les da sus recomendaciones: “No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla…”. ¿Cómo vamos a anunciar que nuestro tesoro es Dios y la fe, si estamos todo el día preocupados por el dinero, por nuestras cosas? Jesús quiere nuestra disponibilidad para estar siempre a punto de responder al llamamiento del Reino

“Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies”. Es necesaria la paciencia con todos aquellos que quieren avanzar. Pero no podemos perder el tiempo con los que se cierran al mensaje del Evangelio una y otra vez.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cómo eres y cómo podrías ser sal y luz? ¿Qué te dice Dios? ¿Qué le dices?
 

Oración

Señor, ayúdanos a descubrir que estás próximo, junto a nosotros, que eres un Dios amoroso, que nunca nos dejas solos, incluso cuando nos sentimos solos o abandonados. Queremos peregrinar sin “bolsa” ni “zurrón”. Haznos  pobres y austeros.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro