Para orar cada día: Jueves

5ª semana del Tiempo de Pascua

23 de mayo de 2019. Festividad de San Desiderio

"Uno de los frutos más característicos de la Pascua debe ser la alegría. Y es la que Cristo Jesús quiere para los suyos. Una alegría plena, auténtica, no superficial ni etérea"
Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros

Juan 15, 9-11

En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado».
 

Comentario

La Iglesia debe llegar a todos, sin excepciones. Pero ¿a quiénes debería privilegiar? Cuando uno lee el Evangelio, se encuentra con una orientación contundente: no tanto a los amigos y vecinos ricos sino sobre todo a los pobres y enfermos… No deben quedar dudas ni caben explicaciones que debiliten este mensaje tan claro. Hoy y siempre, 'los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio'. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres.

Nuestra sociedad hace alardes del gozo que brota de poseer objetos de consumo y disfrutar de elevadas cotas de bienestar.
 

Pregunta para reflexionar

Nuestra cultura propone alegrías superficiales que desaparecen pronto y dejan un regusto amargo. ¿Podemos decir que somos doblemente felices y que hay más alegría en nuestro corazón? La alegría propuesta por Jesús nos ayuda a crecer y madurar.
 

Oración

Señor, que nunca faltemos a la fidelidad de tu amor. Que amemos, que nos amemos, que nos amemos y nos dejemos amar. Jesús, gracias por tu amor permanente.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo