Para orar cada día: Viernes

26 de mayo de 2017. Festividad de San Felipe Neri

Vuestra tristeza se convertirá en gozo

Juan 16, 20-23a

En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar. Aquel día no me preguntaréis nada».
 

Comentario

En los evangelios de estos días el ambiente es de tristeza y de expectativa. Tristeza, porque Jesús se despide y la añoranza invade el corazón. Expectativa, porque está llegando la hora de recibir el don prometido del consolador que hará desaparecer la tristeza y traerá la alegría de la presencia amiga de Jesús en medio de la comunidad.

Jesús se lo hace saber: "Vuestra Tristeza se convertirá en alegría": “También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar”.
A veces las personas sólo sostenemos una situación de sufrimiento cuando sabemos  que el sufrimiento es camino y condición para la perfecta alegría. Y entonces, aún teniendo la muerte delante de los ojos, aguantamos el dolor. Por esto el evangelio presenta la comparación tan bonita del parto.

Lo que Jesús nos pide tener un corazón de triunfadores que saben que la muerte ha sido vencida, y comunicar y vivir “de una alegría que nadie nos podrá quitar".
 

Pregunta para reflexionar

Tristeza e alegría. Existen juntas en la vida. ¿Cómo acontecen en nuestras vidas?
¿Nos esforzamos por vivir y trasmitir alegría sabiendo que es característica del cristiano?
 

Oración

Jesús, que no me falte nunca la fe, el amor, la esperanza, para gustar la verdadera alegría, que nace del amor y de la fidelidad a Tí.

Madres Concepcionistas de Viveiro