Para orar cada día: Miércoles

14ª Semana del Tiempo Ordinario

8 de julio de 2020. Festividad de San Eugenio

"Hoy Jesús nos sigue llamando por nuestro propio nombre y desde nuestras particulares circunstancias. No nos llama para una misión fácil"
Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca

Mateo 10, 1-7

En aquel tiempo, llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el Cananeo y Judas el Iscariote, el mismo que le entregó. A éstos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca».
 

Comentario

Los discípulos no son un grupo anónimo ni son tratados como un número. El hecho de conocer el nombre de los doce apóstoles no sólo es importante desde el punto de vista histórico. Tiene también mucha importancia desde el punto de vista eclesial y espiritual. Cada uno de nosotros no es sólo uno más, ni Dios trata con nosotros como si fuésemos parte de la masa amorfa.

Nuestro nombre es importante. Eso significa que nuestra individualidad, nuestra biografía, nuestro temperamento, nuestro modo de ser, la forma como nos reímos, lloramos o amamos son indispensables para el ejercicio de nuestra trayectoria en la fe.
 

Pregunta para reflexionar

¿Recordamos  en este texto que la identidad de la Iglesia es siempre  misionera y discípula, ya que no nace para sí misma, sino para ser sacramento de salvación?
 

Oración

Jesús, el Viviente, nos llama por nuestro nombre y nos invita a ser compañeros con él en su  misión de aliviar el sufrimiento.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo