Para orar cada día: Martes

28ª semana del Tiempo Ordinario

15 de octubre de 2019. Festividad de Santa Teresa de Ávila

"La práctica cristiana consiste en el mandamiento del amor. El amor es el que hace el corazón puro, no las prácticas rituales vacías de contenido. La pureza interior es el resultado del amor a los demás"

HAS OCULTADO ESTAS COSAS A SABIOS E INTELIGENTES, Y SE LAS HAS REBELADO A PEQUEÑOS

Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, Jesús dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera».
 

Comentario

Jesús no se ha hecho entender de los sabios y prudentes; su mensaje ha sido captado por los pequeños, los discípulos, en contraposición a los sabios y prudentes. Pero ha sido obra del Padre. Es una revelación que tiene su paralelo en la que recibe Simón Pedro para reconocer en Jesús al Mesías después de la multiplicación de los panes.

El mensaje de Jesús no podemos captarlo por vía de entendimiento y sabiduría, sino que se da a conocer por una revelación. No significa que esta revelación haya sido negada a los sabios y prudentes de la comunidad judía; Jesús ha proclamado el reino, y en eso consiste la revelación. Cuanto más se conocía la Ley, más difícil resultaba aceptar que la revolución mesiánica había de suplantar a la Ley.

Los que sufren y están oprimidos son los pobres, a los que proclama la buena noticia. Jesús los invita porque él mismo es uno de ellos. Estas palabras están muy cerca de los verbos que se aplican en la primera y tercera bienaventuranza.
 

Pregunta para reflexionar

¿Qué diferencia siento cuando Él levanta las cargas de mis hombros? ¿Encuentro descanso?
 

Oración

Señor, nos invitas a tomar tu mano y caminar contigo a través de este “valle de lágrimas”. Cuán porfiados podemos ser a veces. Ayúdanos a estar abiertos a Tu invitación susurrada a nosotros.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro