Para orar cada día: Viernes

23 de febrero de 2018. Festividad de San Policarpo

"Jesús resume todo en el amor"
Deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano

Mateo 5, 20-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antepasados: ‘No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal’. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego.

»Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo».
 

Comentario

Hoy el evangelio vuelve a recordarnos qué es lo esencial, dónde tenemos que poner nuestros mejores esfuerzos para responder a Dios. Se trata de amr al prójimo. Sin embargo, cuando vemos el modo en que nos tratamos en la Iglesia, parece que nunca hubiéramos leído el Evangelio. Jesús resume todo en el amor. Eso no implica que esto sea menos exigente, ya que nos exige gastar todas nuestras fuerzas para vivir como hermanos. No basta con no matar. Tratar a otro con ira, llamarlo inútil o loco, es suficiente para dejar sin sentido la propia existencia (para ser quemados). Y el culto a dios pierde todo valor cuando el creyente está enemistado con un hermano, cuando le ha hecho daño (“si tu hermano tiene algo contra ti”). ¡Cómo nos cuesta convencernos!
 

Pregunta para reflexionar

El hombre religioso no puede dar culto a Dios y vivir enfrentado con sus hermanos. Vete primero a reconciliarte con tu hermano, ¿Hay alguien con quien debes reconciliarte hoy?
 

Oración

Señor, he de contar siempre contigo, para que también el otro esté dispuesto a reconciliarse conmigo. Tú todo lo puedes y quieres lo mejor para él y para mí. La paz, el amor y la unidad.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz