Carta del obispo a las comunidades de vida contemplativa

Con motivo de la Jornada Pro-Orantibus 2018, que se celebra el domingo 27 de mayo

"Estamos agradecidos y alegres por vuestra vida en esta Iglesia peregrina y misionera"

Queridas hermanas:

Un cordial saludo de comunión con motivo de la Solemnidad de la Santísima Trinidad, cuando celebramos en España la Jornada Pro orantibus este domingo 27 de mayo de 2018. Aunque lo hacemos habitualmente, queremos orar este día especialmente por quienes os entregáis generosamente en la vida contemplativa y respondéis así a la fidelidad de Dios.

Con este motivo, os expreso la cercanía y el aprecio de vuestra diócesis de Mondoñedo-Ferrol, enriquecida por vuestros carismas que buscan singularmente el rostro de Dios. Vuestra mirada nos alienta y vuestra oración nos sostiene a todos los diocesanos, discípulos y misioneros de Cristo como vosotras.

Esta vez, en el Año Jubilar Teresiano, el lema de la Jornada es una invitación de Santa Teresa: Solo quiero que le miréis a Él. Somos peregrinos. Estamos en camino de conversión. La santa andariega es modelo de peregrinación para buscar en todo y en todos a Dios. Por supuesto en el interior, donde se hace presente y se confunde con lo más hondo de nuestro ser el amor de Dios al que queremos corresponder. Igualmente, en el exterior, contemplando entre cacharros y pucheros -pero sobre todo en los rostros humanos desfigurados- a Aquél que ama de dentro a fuera y de fuera a dentro. Ahí sentimos que nos invita también la santa a descubrirle exigentemente.

Vuestra presencia contemplativa en la Iglesia es inquietud para peregrinar buscando el rostro de Dios Trino que nos habita y nos envía a repartir su montaña de misericordia y ternura; su amor que se ha de derramar sobre quien más lo necesita.

Estamos agradecidos y alegres por vuestra vida en esta Iglesia peregrina y misionera. Damos gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por cada una de las hermanas Clarisas de Ribadeo, Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo y de Viveiro, Dominicas de Valdeflores en Viveiro y Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada de Ferrol.

Nos unimos a vuestra oración para pedir que todos aprendamos a mirar al Señor, en esta querida Iglesia de Mondoñedo-Ferrol, como nos invita a hacer Santa Teresa de Jesús.

Con todo mi aprecio, recibid mi bendición.

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

cmf@luisangel