Para orar cada día: Jueves

26 de julio de 2018. Festividad de los Santos Joaquín y Ana

"Jesús ha hablado a todos, llama a todos sin discriminación"
Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen

Mateo 13, 10-17

En aquel tiempo, acercándose los discípulos dijeron a Jesús: «¿Por qué les hablas en parábolas?». Él les respondió: «Es que a vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene se le dará y le sobrará; pero a quien no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: ‘Oír, oiréis, pero no entenderéis, mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, con sus oídos oigan, con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los sane’.

»¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Pues os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron».
 

Comentario

Los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: "¿Por qué le hablas a la gente por medio de parábolas?". Es como si le dijeran a Jesús: ¿por qué aparentas ocultar tu mensaje y no hablas claro? Jesús les viene a decir que Dios es un misterio, no fácil de entender, no está a nivel de las cosas que se tocan, se ven, se oyen... el misterio de Dios es un misterio que sólo se da a los que están dispuestos a escucharle. Somos nosotros los que tenemos que esforzarnos en comprender; las parábolas no se las entiende si no se escuchan con espíritu de fe. Toda nuestra vida es una parábola en la que Dios está escondido y desde donde nos habla.

Pero si es verdad que Dios es un misterio difícil de descubrir, también es verdad que muchos hombres y mujeres son culpables de no buscarlo. Jesús ha hablado a todos, llama a todos sin discriminación. Pero son muy diferentes los terrenos sobre los que cae la semilla. Hay que ponerse a seguir a Jesús aplicando a su propia vida lo que el corazón ha descubierto.
 

Pregunta para reflexionar

¿Estoy dispuesto a buscar a Dios, a superar el primer obstáculo? ¿Sabremos estar atentos a la hora de Dios?
 

Oración

Danos, Señor, unos ojos nuevo, unos oídos finos. Que sepamos mirar con fe todos los acontecimientos y situaciones humanas, en las que tú nos hablas.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro