Nacer de nuevo

Blog de las Madres Dominicas de Viveiro

"Las circunstancias nos exigen nacer en muchas ocasiones, el amor nos capacita para afirmar la vida cuantas veces sea necesario"

El día de la festividad del Rosario, celebramos el inicio del noviciado de una hermana. Este hecho supone la incorporación de un modo oficial a la Orden y el comienzo de la etapa de formación; para adentrarse en la experiencia de la vida dominicana contemplativa. Esto sería lo esencial del acontecimiento, pero, sin duda, lo que focaliza la atención y las emociones es el hecho de la imposición del hábito. El cambio de vida queda de manifiesto para los sentidos a través de este significativo gesto. Seguimos para la ceremonia una fórmula muy antigua de la Orden. Dentro de su sencillez, cada detalle, cada elemento, apunta a un significado profundo que va más allá del momento puntual en el que se cambian unos vestidos por otros. El rito de la celebración lo pone de relieve.

Se inicia con una postración, algo que nos acerca a la tierra, nos hace sentir la propia humildad, son sólo unos minutos, pero… ¡qué minutos! En ellos parece concentrarse y programarse toda la vida. Se pregunta entonces a la postulante "qué es lo que pide". La respuesta es a la vez, de lo más sencillo y trascendental: “La misericordia de Dios y la vuestra”.

Cada nueva etapa de formación en la Orden, cada paso adelante, pedimos lo mismo: misericordia.

Posteriormente se interroga públicamente sobre el deseo y la intención de la hermana que aspira a conocer la vida dominicana. Se invoca el Espíritu Santo para orar con ella y por ella. Se bendicen los vestidos y comienza la imposición del hábito.

El Señor te revista de la luz de la alegría, te ciña de fuerza y verdad, te guarde en vela de amor para acoger sus venidas”.

El Señor te revista de fidelidad, de ternura compasiva, que tengas los mismos sentimientos de Cristo”.

Que María te ayude a vivir los misterios de Jesús”. Amén.

Nuevo nombre en la Orden, nueva etapa formativa. Abrazo de paz.

¡Sencillo, intenso, conmovedor!

Prosigue la aventura de la confianza en un estrenado nacimiento. Las circunstancias nos exigen nacer en muchas ocasiones, el amor nos capacita para afirmar la vida cuantas veces sea necesario. Renacer cuantas veces haga falta apoyados en los hábitos del día a día, vividos con sentido y gratitud.

+ Reflexiones en www.valdeflores.es

Publicado: 20/10/2015: 2147
Madres Dominicas de Viveiro

Blog de la comunidad dominica del monasterio de Valdeflores de Viveiro (Lugo) - www.valdeflores.es