Para orar cada día: Martes

15 de enero de 2019. Festividad de San Arsenio

"Jesús no espera. Entra en acción con su fuerza salvadora y liberadora"
Quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas

Marcos 1, 21-28

Llegó Jesús a Cafarnaum y el sábado entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Había precisamente en su sinagoga un hombre poseído por un espíritu inmundo, que se puso a gritar: «¿Qué tenemos nosotros contigo, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Sé quién eres tú: el Santo de Dios». Jesús, entonces, le conminó diciendo: «Cállate y sal de él». Y agitándole violentamente el espíritu inmundo, dio un fuerte grito y salió de él.

Todos quedaron pasmados de tal manera que se preguntaban unos a otros: «¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva, expuesta con autoridad! Manda hasta a los espíritus inmundos y le obedecen». Bien pronto su fama se extendió por todas partes, en toda la región de Galilea.
 

Comentario

Jesús y sus discípulos entró en la sinagoga a enseñar”. Jesús no espera. Entra en acción con su fuerza salvadora y liberadora. Su tiempo estaba dedicado íntegramente a los demás para liberarlos de todo aquello que pudiera perjudicar sus vidas, las enfermedades físicas y morales.

Se inserta primero en la vida  religiosa clásica de su tiempo, pero no se encerrará en ella, se le verá predicar preferentemente en la vida profana.

Quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, son con autoridad”. Jesús se distingue por su autoridad soberana, que viene del interior de sí mismo. Por el contrario, los escribas no hacían sino repetir las lecciones aprendidas.

La gente sencilla lo escuchaba y admiraban, su corazón se sentía tocado por la persona de Jesús y en el descubrían la presencia amorosa de Dios. Decían que todo lo hacía bien y con firmeza.

A nosotros nos pide Jesús que ayudemos a las personas a unificarse y a encontrar la paz. Que no nos dejemos llevar de “nuestro espíritu” propenso a desprestigiar y a poner en duda la buena voluntad y el buen hacer de los creyentes o de la Iglesia.
 

Pregunta para reflexionar

¿Tengo conciencia de que ningún otro hombre ha hablado jamás como Jesús, la Palabra de Dios Padre? ¿Me doy cuenta de la fuerza liberadora que Jesús y su enseñanza tienen en la vida humana y, más concretamente, en mi vida?
 

Oración

Jesús, tu persona me fascina. Admiro tu mensaje y tu coherencia.
Pon palabras acertadas en mi boca.
Que no sea mero repetidor de frases hechas.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro