La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente

Escrito del obispo con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada 2020

"Damos gracias a Dios y oramos confiados y alegres por las estrellas —luces cercanas—, que tenemos en Mondoñedo-Ferrol para mostrarnos caminos de esperanza"

El 1 y 2 de febrero celebraremos en la diócesis la Jornada Mundial de la Vida Consagrada con el lema «La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente». Una jornada para dar gracias a Dios por este don del Espíritu Santo que nos enriquece y alegra con la multiplicidad de sus carismas y con los frutos de tantas vidas consagradas enteramente a la causa del Reino. Para promover en el pueblo de Dios el conocimiento y la estima de la vida consagrada. Para que las personas consagradas celebren juntas las maravillas que el Señor ha realizado en ellas, al tiempo que descubren mejor los rayos derramados por el Espíritu en su forma de vida y hacen más intensa la conciencia de su insustituible misión en la Iglesia y en el mundo.

El lema de este año y los motivos de la Jornada nos llevan a pensar en las personas consagradas como estrellas de nuestro camino, teniendo como Maestra a la Virgen María, Estrella del Mar. Dice el papa Benedicto XVI: «Las verdaderas estrellas de nuestra vida son las personas que han sabido vivir rectamente. Ellas son luces de esperanza. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia […]. Y ¿quién mejor que María podría ser para nosotros estrella de esperanza […]?» (Spe Salvi, n. 49).

Las personas consagradas están llamadas a ser estrellas en el camino del pueblo de Dios; luces cercanas de esperanza que irradian la Luz del mundo, Cristo Jesús. La primera estrella es María, Madre de Dios y nuestra. Ella es estrella de esperanza, maris stella que nos guía en medio del mar proceloso de nuestro peregrinaje humano. Ella es Maestra de luz que nos enseña a las personas consagradas a ser reflejo de su Hijo Jesucristo.

La Virgen María es maestra en su salida aprisa a la montaña para cuidar a su prima anciana. Maestra que educa a Jesús, pendiente de las cosas del Padre. Maestra que intercede por los novios en Caná. Maestra que sigue los pasos del Hijo camino de la cruz, con el corazón herido y, al mismo tiempo, henchido de amor. Maestra que acompaña a los apóstoles esperando con firmeza la Resurrección y la venida del Espíritu Santo.

Así, mirando a María, Madre y Maestra de luz, estrella de esperanza, responden tantas personas consagradas que salen aprisa para cuidar a madres con problemas en su embarazo, niños con dificultades familiares o abandonados, enfermos y personas vulnerables, encarcelados, víctimas de violencia, persecución, trata o explotación, ancianos solos y necesitados, personas desesperanzadas.

Damos gracias a Dios y oramos confiados y alegres por las estrellas —luces cercanas—, que tenemos en Mondoñedo-Ferrol para mostrarnos caminos de esperanza. Estrellas de vida activa y contemplativa. Estrellas para niños, jóvenes, ancianos, enfermos, necesitados... Estrellas en medio de las comunidades cristianas. Estrellas en casas de acogida, colegios, hospitales, hogares de ancianos, parroquias, Cáritas, monasterios... Estrellas por lo que son en cada lugar en el que desarrollan su misión. Estrellas que necesita nuestro mundo sufriente para recuperar, mantener o incrementar la esperanza.

Ave, maris stella! Ave, vita consecrata!

 

GALEGO

O 1 e 2 de febreiro celebraremos na diocese a Xornada Mundial da Vida Consagrada co lema «A vida consagrada con María, esperanza dun mundo  sufriente». Unha xornada para dar grazas a deus por este don do Espírito Santo que nos enriquece e alegra coa multiplicidade dos seus carismas e cos froitos de tantas vidas consagradas enteiramente á causa do Reino. Para promover no pobo de Deus o coñecemento e a estima da vida consagrada. Para que as persoas consagradas celebren xuntas as marabillas que o Señor realizou nelas, á vez que descobren mellor os raios derramados polo Espírito na súa forma de vida e fan máis intensa a conciencia da súa insubstituíble misión na Igrexa e no mundo.

O lema deste ano e os motivos da Xornada lévannos a pensar nas persoas consagradas como estrelas do noso camiño, tendo como Mestra á Virxe María, Estrela do Mar. Di o papa Bieito XVI: «As verdadeiras estrelas da nosa vida son as persoas que souberon vivir  rectamente. Elas son luces de esperanza. Xesucristo é certamente a luz por antonomasia […]. E quen mellor que María podería ser para nós estrela de esperanza […]?» ( Spe  Salvi,  n. 49).

As persoas consagradas están chamadas a ser estrella no camiño do pobo de Deus; luces próximas de esperanza que irradian a Luz do mundo, Cristo Xesús. A primeira estrela é María, Nai de Deus e nosa. Ela é estrela de esperanza, maris stella que nos guía no medio do mar  proceloso da nosa peregrinaxe humana. Ela é Mestra de luz que nos ensina ás persoas consagradas a ser reflexo do seu Fillo Xesucristo.

A Virxe María é mestra na súa saída  aprisa á montaña para coidar á súa curmá anciá. Mestra que educa a Xesús, pendente das cousas do Pai. Mestra que  intercede polos noivos en Caná. Mestra que segue os pasos do Fillo camiño da cruz, co corazón ferido e, ao mesmo tempo,  henchido de amor. Mestra que acompaña aos apóstolos esperando con firmeza a Resurrección e a vinda do Espírito Santo.

Así, mirando a María, Nai e Mestra de luz, estrela de esperanza, responden tantas persoas consagradas que saen axiña para coidar a nais con problemas no seu embarazo, nenos con dificultades familiares ou abandonados, enfermos e persoas vulnerables, encarcerados, vítimas de violencia, persecución, trata ou explotación, anciáns sós e necesitados, persoas  desesperanzadas.

Damos grazas a deus e oramos confiados e alegres polas estrelas —luces próximas—, que temos en Mondoñedo-Ferrol para mostrarnos camiños de esperanza. Estrelas de vida activa e  contemplativa. Estrelas para nenos, novos, anciáns, enfermos, necesitados... Estrelas no medio das comunidades cristiás. Estrelas en casas de acollida, colexios, hospitais, fogares de anciáns, parroquias, Cáritas, mosteiros... Estrelas polo que son en cada lugar no que desenvolven a súa misión. Estrelas que necesita o noso mundo  sufriente para recuperar, manter ou incrementar a esperanza.

Ave, maris  stella! Ave, vita consecrata!

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel