Para orar cada día: Jueves

32ª semana del Tiempo Ordinario

14 de noviembre de 2019. Festividad de San Serapio

"No son los signos de la naturaleza los que anuncian el tiempo del reino, sino que, el mismo hombre lo define, mediante su compromiso con la realidad cotidiana"

EL REINO DE DIOS YA ESTÁ ENTRE VOSOTROS

Lucas 17, 20-25

En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús cuándo llegaría el Reino de Dios. Él les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: ‘Vedlo aquí o allá’, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros».

Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: ‘Vedlo aquí, vedlo allá’. No vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación».
 

Comentario

Un día Dios tomará el poder y salvará a su pueblo de todos sus opresores. Era la espera de “días mejores”, la espera de la “gran noche”, el deseo de “una sociedad nueva”, el reino de una humanidad feliz. No eran sólo los fariseos los que deseaban ese Día, también los discípulos de Jesús, en el momento en que iba a dejarles, se acercaron a preguntarle si era entonces cuando iba a restaurar el Reino de Israel.

“El reino de Dios no viene espectacularmente”.  El reino de Dios está dentro de nosotros. No se le encuentra en los ruidos, sino en los humildes trazos, en los pobres signos, en los sacramentos, en su presencia oculta, en nuestra vida cotidiana. El Reino de Dios es el proyecto que tiene Dios para sus hijos e hijas; un proyecto de felicidad, que se cumple cuando le amamos a Él y cuando amamos a las personas. Cuando vivimos este doble y único amor, Dios reina.
 

Pregunta para reflexionar

¿Lucho por construir el Reino de Dios en mi familia, en el trabajo, con mis amigos...". ¿Cómo veo el sufrimiento y qué hago con él?
 

Oración

Señor, sana mi deseo, ayúdame a sentir agrado por las tareas modestas. Danos luz y fuerza para luchar contra todo lo que hace infelices a las personas. Gracias Señor porque sabemos que al final vencerá el amor, vencerás.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro