Para orar cada día: Jueves

23 de marzo de 2017. Festividad de Santo Toribio

Si por el dedo de Dios expulso yo a los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios

Lucas 11, 14-23

En aquel tiempo, Jesús estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron. Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios». Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo. Pero Él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?, porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos. El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama».
 

Comentario

Los cristianos de hoy  nos sentimos incómodos cada vez que hablamos de “demonios” o lo leemos en el Evangelio y es verdad que debemos desembarazarnos de estas imágenes grotescas, sin embargo el mal  no se explica sólo en razón de la libertad humana. Muchas veces tenemos que constatar que no alcanzamos a entender sus raíces más profundas y que el hombre no puede dominar.

Jesús ha venido a combatir estas fuerzas y devolver al hombre su dignidad: “El mudo empezó a hablar normalmente”. Pero algunos de los presentes no lo entienden y recurren a acusar a Jesús y calumniarlo. Jesús les da una explicación convincente que no admite discusión: “Todo reino, dividido en partidos contrarios, quedará destruido”.

Cuando nos enfrentamos al Evangelio, es seguro que hay muchas cosas que nos cuesta comprender y aceptar de corazón.

El hombre tiene dos caminos, no hay vía media. No estar con Jesús es estar contra Él.
 

Pregunta para reflexionar

Jesús nos dice que quien no está con él está contra Él y nosotros ¿Con quién estamos nosotros? ¿Cuál es nuestra postura en la vida?


Oración

Señor, sabemos que el poder del enemigo a veces encierra a los hombres dentro de sí mismos y los incapacita  para la comunicación y el encuentro contigo. Que nosotros sepamos escucharte y nos dejemos guiar por tu Espíritu.

Madres Concepcionistas de Viveiro