Para orar cada día: Jueves

29ª semana del Tiempo Ordinario

24 de octubre de 2019. Festividad de San Antonio María Claret

"La Iglesia no es un grupo de amigos ni un “club”. El abrazo de la paz que nos damos unos a otros no es una simple cortesía, ni el bautismo es rito de admisión social"

HE VENIDO A PRENDER FUEGO EN EL MUNDO

Lucas 12, 49-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra».
 

Comentario

Cuando Jesús en las páginas precedentes nos recomendaba que nos mantuviéramos en vela y en actitud de servicio, nos invitaba a una disponibilidad constante de la voluntad de Dios. El mismo Jesús dio ejemplo de esa disponibilidad, de ese deseo ardiente de  de hacer venir el Reino de Dios.

No hay que estar durmiendo… La salvación del mundo, la purificación, la redención de los hombres no se ha llevado a cabo sin esfuerzo ni sin sufrimientos.

“En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".

Este evangelio nos extraña. Parece que estas palabras no han podido salir de los labios de Jesús. Sin embargo, pensemos por un momento en la vida del mismo Señor: provocó divisiones: unos a su favor, otros en contra; unos lo querían con locura, otros le odiaban a muerte.

Si somos fieles a nuestra condición de bautizados, nos ocurrirá algo semejante. Provocaremos divisiones, aunque no queramos.
 

Pregunta para reflexionar

La paz es uno de los más grandes beneficios que deseamos, pero, ¿soy consciente de que la paz de Dios se construye en las dificultades?
 

Oración

Señor, prende el fuego de tu Espíritu en nuestros corazones. Y haz que llevemos ese fuego a nuestros hermanos, a nuestro mundo y a nuestra Iglesia.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro