Para orar cada día: Martes

26 de septiembre de 2017. Festividad de los Santos Cosme y Damián

"Jesús nos dice lo que necesitamos para llegar a ser sus familiares, también nosotros: «Aquellos que oyen...» (Lc 8,21) y para oír es preciso que nos acerquemos como sus familiares, que llegaron a donde estaba; pero no podían acercarse a Él a causa del gentío"
Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen

Lucas 8, 19-21

En aquel tiempo, se presentaron la madre y los hermanos de Jesús donde Él estaba, pero no podían llegar hasta Él a causa de la gente. Le anunciaron: «Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte». Pero Él les respondió: «Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen».
 

Comentario

Con pocas palabras el Maestro centra la importancia del creyente. La familia de Jesús está compuesta por quienes escuchan su palabra y la ponen en práctica. No desdeña, materialmente, los lazos de sangre, pero en el evangelio resulta evidente que el Hijo de Dios se ha encarnado para crear un nuevo pueblo y una nueva familia, la de quienes tienen a Dios por Padre y a Cristo como salvador y hermano, de forma que el cristiano se siente miembro de una comunidad de fe y amor, se siente criatura del Padre y poseído por su espíritu. A esto se refería Jesús cuando comentó a Zaqueo: 'Si no naces de nuevo, no entrarás en el reino de los cielos'. Nacer de nuevo consiste en sentirnos llamados a una realidad que trasciende los límites de la cerne y la sangre para penetrar en la historia del amor de Dios por sus criaturas.
 

Pregunta para reflexionar

No haces ningún rechazo de tu madre, sino todo lo contrario: María es grande porque ha escuchado la Palabra y la ha hecho vida de su vida; su grandeza viene de ahí: ha sabido recibir la semilla ('hágase'). Dar fruto y ser luz. Como María ¿Dejo al Señor, que realice sus grandezas en mí? ¿Qué sea luz…?
 

Oración

Heriste mi corazón con tu Palabra y yo te amé, Señor.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz