Para orar cada día: Viernes

22 de septiembre de 2017. Festividad de San Mauricio

"Jesús continúa pasando cerca de nosotros ofreciéndonos sus bienes sobrenaturales: cuando hacemos oración, cuando leemos y meditamos el Evangelio para conocerlo y amarlo más e imitar su vida, cuando recibimos algún sacramento..."
Jesús iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva

Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce, y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.
 

Comentario

Tres mujeres en primera línea. Cada una con su vocación particular y las tres seguidoras incansables de las huellas de Jesús.

María Magdalena pasó a la historia por ser la primera persona que vio a Cristo resucitado. Todos recordamos esa escena.

Juana también le acompañó desde los tiempos felices de los milagros hasta el dolor del sepulcro tras la muerte de Cristo. Era una persona importante en la ciudad.

También Susana ejerció un papel importante. Ella colaboraba con sus bienes para que el Señor y sus discípulos pudiesen dedicarse a lo importante: la predicación del Reino de los Cielos.

Son mujeres de actualidad, con un testimonio muy vivo. Son el reflejo del amor a toda prueba, de la fidelidad y de la ayuda a la obra de Jesús.

Y no olvidemos que en los tiempos de Jesús los rabinos excluían a las mujeres del círculo de sus discípulos.
 

Pregunta para reflexionar

Comparamos la actitud de nuestra Iglesia con la actitud de Jesús. ¿Qué podemos aprender de este pasaje? 
 

Oración

Señor, nosotros también queremos seguirte unidos a esas mujeres que te siguieron  con alegría y entrega total.

Madres Concepcionistas de Viveiro