Para orar cada día: Miércoles

10ª semana del Tiempo de Pascua

12 de junio de 2019. Festividad de San Onofre

"El cristiano es “un hombre”, como todos los demás, pero es también un “consagrado”. Vive en el mundo sin renegar de él"
No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento

Mateo 5, 17-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que pase una i o una tilde de la Ley sin que todo suceda. Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos».
 

Comentario

Sería impensable que Jesús viniera a abolir lo que, durante siglos había sido la concentración de la voluntad divina para todo un pueblo. Sin embargo era una cuestión que surgió en los tiempos de Jesús y durante los primeros años de la Iglesia. Pero Jesús nos da la respuesta: “No creáis que he venido a abolir la ley o los profetas…”. Para Él no se trata ni de “conservadurismo estereotipado” ni de” revolución que lo cambia todo”. Se trata de dar una vida nueva a lo procede del pasado.

Jesús quiere llevar la práctica de la ley a la vivencia más radical, a una actitud tan íntima como la misma necesidad de respirar para vivir. Propone una vivencia de la ley desde el espíritu, sin obstáculos y que se funda en la relación amorosa con Dios Padre-Madre y expresada en un amor vivido intensa y plenamente con el prójimo.

A Jesús lo vemos actuar con libertad y en ocasiones se salta la ley: no respeta el descanso del sábado, habla a solas con la samaritana... Pero nunca incumple los preceptos por capricho o por conveniencia propia. No ha venido a anular la ley, sino a darle plenitud, a perfeccionarla, para que responda mejor a la voluntad de Dios, para que sea más útil a las personas.

La ley de Dios no esclaviza, da libertad, es camino de felicidad, de salvación.-
 

Pregunta para reflexionar

¿Sabemos juzgar con bondad y benevolencia las acciones de los demás conservando siempre su imagen positiva? 
 

Oración

Muéstrame, Señor, el camino de tus leyes, y lo seguiré puntualmente; enséñame a cumplir tu voluntad y a guardarla de todo corazón.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro