Editorial: 'Sin el espíritu del Señor...'

Programa 'El Espejo de la Diócesis' del viernes 13 de mayo de 2016

Editorial, por Antonio Rodríguez Basanta, vicario general de Mondoñedo-Ferrol.
Especial 'Domingo de Pentecostés'.



… Nada tiene sentido, nada sería satisfactoriamente factible, para nada serviría el Evangelio de Jesucristo. Sin el Espíritu del Señor, Jesús permanecería en el sepulcro como un dato del pasado o una pieza muerta de un museo.

Pero gracias al Espíritu, Cristo vive, el Evangelio es posible y el ser humano puede mantener su esperanza. Fue el Espíritu quien en el seno de María, la humilde virgen de Nazaret, hizo posible el misterio de la encarnación del Hijo de Dios. Fue el Espíritu quien impulsó a Jesús de Nazaret a afrontar su misión de anuncio y realización del Reino de Dios. Fue el Espíritu - es el Espíritu - quien alienta a los discípulos a vencer los miedos y lanzarse a dar testimonio valiente de su Maestro.

Gracias al Espíritu, a pesar de las innumerables contradicciones y  fracasos de la humanidad, nace cada día el amor, la alegría y la esperanza, se vive la fraternidad entre las personas y se construye grano a grano la solidaridad entre los pueblos.

El Espíritu nos hace experimentar en nuestros corazones la inagotable misericordia del Padre, capaz de sanar, pacificar y volver a crear. El Espíritu nos hace a los creyentes “testigos de la misericordia” en una sociedad tantas veces individualista, conflictiva y competitiva.

El Espíritu, en fin, nos hace hermanos, amigos de Dios, discípulos y misioneros de Jesucristo para que su reino se haga realidad.

“Ven, Espíritu Santo… dulce huésped del alma… danos tu gozo eterno”.