Ante una nueva tragedia en el mar

Nota de Mons. Luis Ángel de las Heras tras el fallecimiento del percebeiro José Pigueiras en Xove

"En este lugar de Dios que es Mondoñedo-Ferrol, todos somos gentes del mar. Cuando alguien sufre, sufrimos todos"

El miércoles 13 de julio falleció el percebeiro José Pigueiras Devesa, de 55 años de edad y residente en O Folgueiro (O Vicedo). El suceso ocurrió mientras faenaba en el entorno de Os Netos, en un lugar de la costa entre Viveiro y Xove.

Una vez más un golpe de mar se convierte en un golpe a la vida humana. Un golpe para su familia, para los compañeros que podían haber corrido su misma suerte, para los marineros. Para el sector pesquero. En solidaridad la cofradía de Celeiro ha decretado tres días de luto. Una conmoción en la Mariña. Porque nunca nos acostumbramos ni debemos acostumbrarnos a la tragedia.

La tarde de este viernes 15 de julio se celebra un funeral por el eterno descanso de José en la parroquia de Santa María de Suegos (O Vicedo). La comunidad diocesana de Mondoñedo-Ferrol se une al dolor de la esposa, los hijos, el padre y los hermanos de José. Nos unimos a la tristeza de familiares, compañeros, amigos y vecinos y a la conmoción del sector pesquero. Queremos compartir estos sentimientos para superar la tragedia y seguir caminando con esperanza. La separación por la muerte en estas trágicas circunstancias nos entristece. Esto es bien cierto. Con la misma certeza, estamos invitados a agarrarnos a la roca firme de la fe en Cristo Resucitado. Abrazados a esta roca, apoyados por tanta buena gente podemos mantenernos con esperanza. La vida está llena de tragedia, pero también de alegría, de amor y de motivos para la gratitud.

En este lugar de Dios que es Mondoñedo-Ferrol, todos somos gentes del mar.  Cuando alguien sufre, sufrimos todos. Como también sabemos agradecer y valorar el riesgo de quienes trabajan en duras condiciones y, por supuesto, los dones y frutos del mar.

Que la Virgen del Carmen, a quien celebramos este fin de semana, nos guarde, nos proteja y nos reconforte en su Corazón de Madre. Ella sabe muy bien qué es perder trágicamente a alguien tan cercano y querido como su hijo, Jesucristo. Ella nos invita a mirarle a Él para que seamos sanados de cualquier golpe y vivamos con entereza, gratitud y esperanza.

Mondoñedo, 15 de julio de 2016

Víspera de la Festividad de la Virgen del Carmen