Construyendo y mostrando una Iglesia discípula y misionera

Materiales de trabajo para la elaboración del nuevo Plan Pastoral Diocesano

"Todos podremos participar en la elaboración de un nuevo Plan Diocesano de Pastoral que ha de impulsarnos a la audacia del discipulado misionero"

Un saludo cordial lleno de gozo y de paz.

La Iglesia de Mondoñedo-Ferrol tiene por delante un nuevo curso, ya comenzado, para pensar, trabajar, orar y decidir las respuestas que ha de dar en los próximos años ante los retos que se le plantean y plasmarlo en lo que denominamos Plan Pastoral Diocesano.

No comenzamos de cero. Nuestra historia inmediata y lejana es un motivo de acción de gracias, de reconocimiento, de alegría en la fe que hemos recibido. Precisamente el 19 de octubre de 2016 se han cumplido 773 años de la consagración de la Catedral de Mondoñedo por el obispo Martiño.

Aunque estamos decididos a vivir la novedad de la evangelización, lo queremos hacer teniendo en cuenta la historia. Con una memoria que estimule, motive e impulse para encontrar raíces y ramas de autenticidad y frescura evangélicas. Desde luego, decididos a podar cuanto se ha secado con el paso del tiempo y no fortalece la vida de nuestra Iglesia. Nuestra memoria quiere ser, por consiguiente, agradecida, libre de nostalgia, transformadora, al tiempo que continuadora de cuanto es valioso y está lleno de vida.

Con este aval de memoria agradecida, asumiendo que «la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia» (cf EG15), nos disponemos a responder a los desafíos que tiene la diócesis de Mondoñedo-Ferrol como Iglesia discípula misionera (cf EG 40). Esta identidad de discipulado misionero nos sitúa, en el momento presente, en comunión con toda la Iglesia universal, llamada a constituirse en «estado permanente de misión» en todas las regiones de la tierra (cf EG 25). Tal impronta, siempre antigua y siempre nueva, nos ayudará a situarnos en fidelidad creativa, para que anunciemos la fe de modo que transmitamos su novedad. Así, todos los que estén dispuestos a escuchar podrán recibir el Evangelio de Jesucristo y encontrarse con Él, que es lo mejor que le puede pasar a un ser humano en esta vida.

Cada miembro de la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol es discípulo misionero. Siempre dispuesto a crecer y aprender y, al mismo tiempo, a anunciar la Buena Noticia. ¿Cómo hemos de hacerlo? Apasionándonos por Cristo y su Evangelio.  Es lo que nos llevará a tener actitudes y obras impregnadas por la misericordia de Dios Padre. Por eso queremos seguir construyendo y mostrando una Iglesia discípula misionera centrada en Jesucristo y en los pobres. Una Iglesia de rostro amable, lleno de vida, de corazón abierto, dialogante y samaritano, con todo lo que exige y compromete.

Estos rostros, contemplados en cada rostro de quienes formamos la Iglesia de Mondoñedo-Ferrol, son generadores de esperanza. Queremos interiorizar y proclamar la esperanza. Necesitamos esperanza. Nuestras gentes necesitan esperanza. Nosotros la tenemos. Cristo es nuestra esperanza y es la esperanza del mundo.

A lo largo de este curso, a través de los arciprestazgos y de las delegaciones diocesanas, todos podremos participar en la elaboración de un nuevo Plan Diocesano de Pastoral que ha de impulsarnos a la audacia del discipulado misionero. Igualmente podremos sugerir cuanto sea de ayuda para responder a los desafíos de organización, animación y coordinación en la actualidad. Necesitamos la oración y el apoyo de todos para hacer crecer nuestra Iglesia de Mondoñedo-Ferrol con autenticidad y valentía evangélicas. En nuestro corazón de discípulos misioneros tienen eco y hacemos propios los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren (cf GS 1). Caminemos todos juntos, con decidida esperanza, haciendo que cada vez esté más cerca el ansiado reino del Padre, rico en misericordia.

Recibid un abrazo fraterno y mi bendición de corazón.

Mondoñedo-Ferrol, 22 de octubre de 2016
Jornada del Envío Diocesano

+ Luis Ángel de las Heras, cmf
Obispo de Mondoñedo-Ferrol