Saludo del obispo e inauguración de la exposición sobre la Catedral

El acto tuvo lugar en la recién rehabilitada Casa de los Canónigos

Actos oficiales con motivo de los 800 años de historia de la Catedral de Mondoñedo

"Estes proxectos e esforzos (...) demostran o reto de conservar o riquísimo patrimonio artístico que, só entre todos, administracións públicas, particulares e dioceses, podemos afrontar"

Les agradezco a todos ustedes su esfuerzo por estar presentes esta mañana para celebrar con gratitud, pasión y esperanza la historia de la fe cristiana y del patrimonio artístico de esta diócesis de Mondoñedo-Ferrol en torno a su catedral desde hace 800 años; aunque tenemos que remontarnos mucho más lejos: hasta hace dieciséis siglos, con la llegada de los cristianos britones a Bretoña en A Pastoriza.

En la seo mindoniense fijamos hoy nuestra mirada. La ubicación de nuestra catedral refleja las vicisitudes de la historia y es consecuencia de las persecuciones, las invasiones, las amenazas de la historia que continúan hoy en la humanidad, aunque no se den como entonces en estas tierras.

La elección de don Martín I, compostelano, como obispo de Mondoñedo, ocurre en una época con mayor estabilidad social que las anteriores. Su pontificado de casi tres décadas contribuye al asentamiento definitivo de la sede episcopal y queda reflejado en la construcción de la catedral en un tiempo no demasiado largo, pues se consagra un 19 de octubre de 1242, el vigésimo tercer año de este insigne prelado al frente de la diócesis. Lo que es posible gracias a la contribución generosa del propio obispo, de los fieles y de la realeza, por la cercanía que tenía don Martín, habiendo sido él mismo secretario en la corte de Alfonso IX de León.

Al cobijo de la iglesia madre, recibe el bautismo de ciudad episcopal Villamayor de Bría con el nombre de “Mondoñedo”. Y va construyéndose, mirando a su catedral desde cualquiera de sus ángulos.

Hasta que, entre tanta ida y vuelta de fe y cultura, de territorio y gobierno, Mondoñedo llega a ser foco artístico y capital de la provincia del Antiguo Reino de Galicia.

Tenemos que apreciar en este templo los vestigios del arte románico, gótico y renacentista que parecen eclipsados por la solemnidad del ornamento barroco. La visita a la catedral ofrece todo un desafío al descubrimiento de tales tesoros artísticos.

A nosa catedral ten un pasado glorioso que contar nas súas pedras, pinturas, capiteis, ventás,  rosetón, imaxes e títulos. Monumento nacional desde 1902, basílica desde 1962, patrimonio da humanidade desde 2015, é, sobre todo, símbolo precioso do pobo de Deus que peregrina en Mondoñedo-Ferrol. Con gratitude por este pasado, o reto do presente é un esperanzador futuro que construír.

Neste camiño, hoxe é día propicio para agradecer á Xunta de Galicia, na persoa do señor Conselleiro de Cultura e Turismo, don Román Rodríguez, a restauración da cuberta da catedral, que se puido finalizar felizmente hai un ano. Estamos á espera da fixación e restauración das pinturas interiores do cruceiro, cando sexa posible.

Por outra banda, seguimos pendentes da posible concesión da axuda do Programa “1.5% cultural” do Ministerio de Fomento para financiar a conservación e o enriquecemento de bens inmobles do Patrimonio Histórico Español.

A tal fin presentamos, o ano pasado, a solicitude oportuna, cun magnífico proxecto de ampliación do museo diocesano e catedralicio en dependencias do palacio episcopal  anexas á catedral, coa que forma un conxunto, realizado polo estudo de don Mario Crecente e Asociados.

A ampliación do museo tería unha repercusión moi positiva de valor cultural e empresarial en Mondoñedo e na Mariña, ademais de ser un medio de conservación e protección de obras de arte que están a quedar cada vez máis desprotexidas.

Estes proxectos e esforzos, como ocorre en toda Galicia, demostran o reto de conservar o riquísimo patrimonio artístico que, só entre todos, administracións públicas, particulares e dioceses, podemos afrontar.

É data e lugar para agradecer, así mesmo, á Xunta de Galicia, a restauración dos tres pisos desta Casa dos Cóengos na que nos atopamos, co apoio da señora alcaldesa, dona Elena Candia. Baixo os nosos pés sitúase o Museo da Imprenta de Mondoñedo, na planta baixa que o cabido cedeu ao  concello para este uso por un tempo determinado.

É tamén ocasión para agradecer ao cabido de cóengos, encabezado polo seu presidente, don Pedro Díaz, a mellora da visita guiada da catedral co servizo da empresa ArtiSplendore, que conseguiu un considerable aumento de visitantes e acaba de publicar o libro de fotografías da catedral que nos permite contemplar de preto as marabillas desta xoia catedralicia e do seu museo.

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel