A los diocesanos del arciprestazgo de Terra Chá

Carta del obispo Luis Ángel ante el inicio de la Visita Pastoral

La conversión misionera y la nueva configuración de unidades pastorales, principales cuestiones a abordar

"Es una oportunidad privilegiada para un contacto más directo con vuestras angustias y preocupaciones, alegrías y esperanzas"

Queridos hermanos y hermanas:

Mi saludo de fe, esperanza y caridad en Jesucristo, misionero del Padre y rostro de su misericordia.

Como anuncié en la carta del 15 de septiembre voy a dar comienzo a la Visita Pastoral en vuestro arciprestazgo de Terra Chá, el miércoles 30 de octubre, a las 7,30 de la tarde, en la eucaristía que se celebrará en la iglesia de Santa María de Vilalba. Será también el acto principal de clausura de este Mes Misionero Extraordinario en nuestra diócesis.

La visita pastoral es el momento en que vuestro obispo puede estar más cerca de vosotros, ejerciendo el ministerio de la palabra, la santificación y la guía pastoral. Es una oportunidad privilegiada para un contacto más directo con vuestras angustias y preocupaciones, alegrías y esperanzas. Así, este debe ser un auténtico tiempo de gracia y momento especial, más aún, único, para el encuentro y diálogo con todos: sacerdotes, matrimonios y familias, laicos, consagradas y la nueva comunidad de religiosas Misioneras de Acción Parroquial, a quienes doy la bienvenida y os invito a dársela calurosamente.

Es, pues, ocasión propicia para visitar a los pobres, ancianos, enfermos y atribulados y compartir con ellos la fortaleza de la fe en Cristo Jesús. También voy dispuesto a encontrarme con otras personas y entidades que estén interesadas. De este modo, podré conocer de cerca la vida cotidiana de vuestros concellos, unidades pastorales y parroquias, con sus comunidades, consejos, asociaciones y grupos. Me importáis todos y me interesa todo lo que podáis compartirme.

Además de lo dicho, y de lo habitual en la visita pastoral, hay dos cuestiones que debemos abordar aquí como en toda la diócesis: la conversión misionera y la nueva configuración de unidades pastorales partiendo de la propuesta concreta que ya han presentado los párrocos del arciprestazgo.

Así, por una parte, hemos de poner la vida de la Iglesia, la de cada bautizado y enviado, en clave misionera, como señala Evangelii gaudium. Y, por otra parte, necesitamos diseñar la organización de las unidades pastorales del arciprestazgo con sus centros de atención pastoral y demás elementos de funcionamiento, conscientes de que hay muchas parroquias, pocos sacerdotes y una situación de despoblación. La conversión misionera exige cambios concretos efectivos, que implicarán esfuerzos por parte de todos y diferentes modos de hacer las cosas, pero que también nos traerán buenos frutos.

En este final del Mes Misionero Extraordinario os exhorto a todos a alegría y la esperanza para tener cada vez más conciencia de ser misioneros, testigos comprometidos de la fe, sea cual sea vuestra edad y situación. Igualmente os pido una oración comprometida por esta visita pastoral y por todos los miembros del arciprestazgo, hermanos y hermanas en Cristo. Que este tiempo suponga un avance en el camino de conversión personal y comunitaria, que se renueve la alegría del encuentro con el Señor Jesús para edificar comunidades cristianas vivas, unidas, abiertas y misioneras, de suerte que nos constituyamos en un estado permanente de misión en Terra Chá y en toda la diócesis.

Finalmente, os recuerdo que estoy entre vosotros como el que sirve y quiere ser, con humildad, testigo de la presencia del Señor que visita a su pueblo con la paz. Con esta intención encomiendo la Visita Pastoral a Santa María, Nuestra Señora de los Remedios y a San Rosendo, luces y modelos para nuestra andadura de fe, esperanza y caridad misioneras en Mondoñedo-Ferrol. Orad por mí. Oro por cada uno de vosotros.

Con mi afecto y bendición.


GALEGO

Queridos irmáns e irmás:

O meu saúdo de fe, esperanza e caridade en Xesucristo, misioneiro do Pai e rostro do seu  misericordia.

Como anunciei na carta do 15 de setembro vou dar comezo á Visita Pastoral no voso arciprestado de Terra Chá, o mércores 30 de outubro, ás 7,30 da tarde, na eucaristía que se celebrará na igrexa de Santa María de Vilalba. Será tamén o acto principal de clausura deste Mes Misioneiro Extraordinario na nosa diocese.

A visita pastoral é o momento en que o voso bispo pode estar máis preto de vós, exercendo o ministerio da palabra, a  santificación e a guía pastoral. É unha oportunidade privilexiada para un contacto máis directo coas vosas angustias e preocupacións, alegrías e esperanzas. Así, leste debe ser un auténtico tempo de graza e momento especial, máis aínda, único, para o encontro e diálogo con todos: sacerdotes, matrimonios e familias, laicos, consagradas e a nova comunidade de relixiosas Misioneiras de Acción Parroquial, a quen dou a benvida e convídovos a darlla calurosamente.

É, pois, ocasión propicia para visitar aos pobres, anciáns, enfermos e  atribulados e compartir con eles a fortaleza da fe en Cristo Jesús. Tamén vou disposto a atoparme con outras persoas e entidades que estean interesadas. Deste xeito, poderei coñecer de preto a vida cotiá dos vosos  concellos, unidades pastorais e parroquias, coas súas comunidades, consellos, asociacións e grupos. Importádesme todos e interésame todo o que poidades compartirme.

Ademais do devandito, e do habitual na visita pastoral, hai dúas cuestións que debemos abordar aquí como en toda a diocese: a conversión misioneira e a nova configuración de unidades pastorais partindo da proposta concreta que xa presentaron os párrocos do arciprestado. 

Así, por unha banda, habemos de poñer a vida da Iglesia, a de cada bautizado e enviado, en clave misioneira, como sinala Evangelii  gaudium. E, por outra banda, necesitamos deseñar a organización das unidades pastorais do arciprestado cos seus centros de atención pastoral e demais elementos de funcionamento, conscientes de que hai moitas parroquias, poucos sacerdotes e unha situación de despoboamento. A conversión misioneira esixe cambios concretos efectivos, que implicarán esforzos por parte de todos e diferentes modos de facer as cousas, pero que tamén nos traerán bos froitos.

Neste final do Mes Misioneiro Extraordinario exhórtovos a todos a alegría e a esperanza para ter cada vez máis conciencia de ser misioneiros, testemuñas comprometidas da fe, sexa cal for a vosa idade e situación. Igualmente pídovos unha oración comprometida por esta visita pastoral e por todos os membros do arciprestado, irmáns e irmás en Cristo. Que este tempo supoña un avance no camiño de conversión persoal e comunitaria, que se renove a alegría do encontro co Señor Jesús para edificar comunidades cristiás vivas, unidas, abertas e misioneiras, de xeito que nos constituamos nun estado permanente de misión na Terra Chá e en toda a diocese.

Finalmente, lémbrovos que estou entre vós como o que serve e quere ser, con humildade, testemuña da presenza do Señor que visita ao seu pobo coa paz. Con esta intención encomendo a Visita Pastoral a Santa María, Nosa Señora dos Remedios e a San Rosendo, luces e modelos para a nosa andaina de fe, esperanza e caridade misioneiras en Mondoñedo-Ferrol. Orade por min. Ouro por cada un de vós.

Co meu afecto e bendición.

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel