Para orar cada día: Sábado

1ª semana del Tiempo de Adviento

7 de diciembre de 2019. Festividad de San Ambrosio

"Nosotros somos parte de ese pueblo pobre, hambriento y necesitado. Pero a la vez el don de Jesucristo, también nos posibilita a dar desde nuestra pobreza"

GRATIS LO RECIBÍSTEIS; DADLO GRATIS

Mateo 9, 35-10, 1.6-8

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies».

Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «Dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis».
 

Comentario

Enseñando, anunciando, curando. Estas tres palabras resumen la actividad de Jesús, que fue anuncio y realización de una liberación concreta para pobres y pecadores. Los discípulos, siguiendo las huellas del Maestro, anunciaron la llegada del Reino de Dios y repitieron los gestos liberadores de Jesús con un doble estilo de actuación: ofreciendo gratuitamente los dones y viviendo en comunidad.

El Señor quiere que nos convirtamos en gestos de salvación para los demás: vendando las heridas de la vida, devolviendo la ilusión a quien cree que su existencia no tiene sentido, convirtiéndonos en un oasis de serenidad para quien las tensiones le robaron la paz interior.


Pregunta para reflexionar

Pensad en multitud de hombres y mujeres que nunca pisan una iglesia, ni tienen una Biblia. ¿Qué noticia tendrán? ¿Acaso el Señor no viene también a ellos? El anuncio que recibimos debería convertirnos en pregoneros.¿Tienes a tu alrededor muchas personas que necesitan  escucharlo? No les prives de ello.


Oración

Envíame, Jesús, como trabajador de tu mies, para compartir lo que tú me has dado.                                                                                                                     

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo