Para orar cada día: Lunes

7ª Semana de Pascua

25 de mayo de 2020. Festividad de San Beda

"La vida del creyente ha de ser un reflejo de la vida del Señor"
¡Ánimo!: yo he vencido al mundo

Juan 16, 29-33

En aquel tiempo, los discípulos dijeron a Jesús: «Ahora sí que hablas claro, y no dices ninguna parábola. Sabemos ahora que lo sabes todo y no necesitas que nadie te pregunte. Por esto creemos que has salido de Dios». Jesús les respondió: «¿Ahora creéis? Mirad que llega la hora (y ha llegado ya) en que os dispersaréis cada uno por vuestro lado y me dejaréis solo. Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo».
 

Comentario

El aparente fracaso de la vida de Jesús, neutralizado por la resurrección, preconiza una victoria total sobre la muerte y sobre los valores del mundo.

Parece que Jesús tiene en mente el futuro de sus discípulos, de los discípulos de todos los tiempos. La vida está llena de aciertos y fracasos, de esperanzas y decepciones, de días negros y luminosos como el alba del "primer día de la semana".

La vida del creyente ha de ser un reflejo de la vida del Señor. Por eso, la muerte no tiene la  última palabra, porque alguien que pasó por esta experiencia invitaba a los suyos a luchar con valor, porque la victoria es de los que tienen su esperanza puesta en el Señor. Con él también nosotros "hemos vencido al mundo".

 

Pregunta para reflexionar

“Tened confianza”, nos repite Jesús. ¿Confiamos de verdad?
 

Oración

Jesús me hablas de luchas: las conozco, las sufro; me hablas de tener valor: tengo todo el que me viene de ti; y me hablas de encontrar la paz en ti y me animas "ten valor, yo he vencido al mundo". Contigo, al fin del mundo, del tiempo y de la eternidad.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo