Para orar cada día: Martes

18 de septiembre de 2018. Festividad de Santa Iresa

"La presencia de Dios en medio de su pueblo, la visita llena de gracia y misericordia anhelada y esperada durante siglos"
Joven, a ti te digo: levántate

Lucas 7, 11-17

En aquel tiempo, Jesús se fue a una ciudad llamada Naím, e iban con Él sus discípulos y una gran muchedumbre. Cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, sacaban a enterrar a un muerto, hijo único de su madre, que era viuda, a la que acompañaba mucha gente de la ciudad. Al verla el Señor, tuvo compasión de ella, y le dijo: «No llores». Y, acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon, y Él dijo: «Joven, a ti te digo: levántate». El muerto se incorporó y se puso a hablar, y Él se lo dio a su madre. El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: «Un gran profeta se ha levantado entre nosotros», y «Dios ha visitado a su pueblo». Y lo que se decía de Él, se propagó por toda Judea y por toda la región circunvecina.
 

Comentario

La presencia de Dios en medio de su pueblo, la visita llena de gracia y misericordia anhelada y esperada durante siglos, se materializa en Jesús de Nazaret, que es el Emmanuel, 'Dios con nosotros'. Este hombre que se acerca, que se siente profundamente conmovido por el dolor ajeno, que consuela con ternura y enjuga las lágrimas de una pobre viuda, que devuelve la vida a su único hijo y se lo entrega de nuevo, es la manifestación de Dios, rico en misericordia, el gran profeta surgido entre nosotros.
 

Pregunta para reflexionar

Si no aprendemos de Jesús, no amaremos nunca. ¿Intento aprender de Jesús cómo amar?
 

Oración

Jesús, haznos cercanos, sensibles y responsables ante cualquier sufrimiento humano.

Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo