Para orar cada día: Viernes

15ª semana del Tiempo Ordinario

19 de julio de 2019. Festividad de Santas Justa y Rufina

"Ningún motivo excusa de ayudar a los hermanos. La caridad verdadera respeta las exigencias de la justicia, evitando el capricho o la arbitrariedad"
Misericordia quiero y no sacrificio

Mateo 12, 1-8

En aquel tiempo, Jesús cruzaba por los sembrados un sábado. Y sus discípulos sintieron hambre y se pusieron a arrancar espigas y a comerlas. Al verlo los fariseos, le dijeron: «Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en sábado». Pero Él les dijo: «¿No habéis leído lo que hizo David cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la Presencia, que no le era lícito comer a él, ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes? ¿Tampoco habéis leído en la Ley que en día de sábado los sacerdotes, en el Templo, quebrantan el sábado sin incurrir en culpa? Pues yo os digo que hay aquí algo mayor que el Templo. Si hubieseis comprendido lo que significa aquello de: ‘Misericordia quiero y no sacrificio’, no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado».
 

Comentario

En el evangelio de hoy veremos de cerca uno de los muchos conflictos entre Jesús y las autoridades religiosas de la época. Son conflictos entorno a las prácticas religiosas de aquel tiempo: ayuno, pureza, observancia del sábado, etc. Para los fariseos cualquier cosa era suficiente para hacer gala de su intransigencia normativa, dando a entender que en el rigor del cumplimiento se asentaba la gloria de Dios.

Los conflictos no son accidentes por el camino, sino que son parte integrante del camino, del proceso de conversión. Lo que llama la atención es la manera en que Jesús se enfrenta a los conflictos. En la discusión con los adversarios, no se trataba de que tuviera razón en contra de ellos, sino de que prevaleciera la experiencia que Él, tenía de Dios como Padre y Madre. Jesús trataba de hacer prevalecer la misericordia sobre la observancia ciega de las normas y de las leyes que no tenían nada que ver con el objetivo de la Ley que es la práctica del amor. Hoy se nos interpela y desafía respecto de nuestra práctica religiosa; se nos invita a ver si ella manifiesta el rostro misericordioso de Dios.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cuáles son los conflictos relativos a prácticas religiosas que, hoy hacen sufrir a las personas y son motivo de mucha discusión y polémica? ¿Cuál es la imagen de Dios que está por detrás de todos estos preconceptos, normas y prohibiciones?
 

Oración

Señor mío Jesucristo, que eres indulgente y compasivo, te damos gracias por no fijarte tanto en nuestros pecados, sino en la fe y el amor que te demostramos a ti y a nuestros semejantes. 

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro