Los grupos de Vida Ascendente comienzan el curso con una eucaristía y el homenaje a Julio Ladra

Mons. De las Heras presidió la celebración religiosa en Valdoviño

Tuvo lugar en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen de Valdoviño, el martes 17 de octubre de 2017,  con la asistencia de un centenar de personas. Quiso estar presente nuestro obispo diocesano, Mons. D. Luis Ángel de las Heras Berzal, quien presidió la eucaristía.

Acompañaron al obispo en la celebración, José Couce Rey, consiliario diocesano de Vida Ascendente; y siete sacerdotes, todos ellos consiliarios en sus respectivas parroquias.

Comenzó la celebración con una ofrenda de flores representando cada una de ellas a un grupo de Vida Ascendente, como símbolo de la llamada del Señor a ser mensajeros de la alegría en el mundo, tal y como nos invita el papa Francisco: predicar en las poblaciones vecinas y llevar la alegría del Evangelio hasta las periferias.

Debemos de SALIR, CAMINAR Y SEMBRAR, es decir, actuar y anunciar la “alegría cristiana”. Lo que hemos aprendido en la oración y la escucha de la palabra de Dios es nuestro mensaje.

El obispo nos exhortó a no quedarnos indiferentes ante la sociedad en la que vivimos, ni ante la indiferencia que podemos encontrar en nuestras familias. Sigamos las actitudes que nos propone la Evangelii Gaudium: “Salir, Caminar y Sembrar. En el ámbito de nuestra familia, en la comunidad parroquial de la que formamos parte, en el ambiente que nos ha tocado vivir. Nos costará lágrimas el ver que no somos comprendidos. Pero no olvidemos nunca que la conversión de San Agustín fue un logro de las lágrimas de Santa Mónica". Le pareció muy importante el tema elegido para la reflexión de este curso, “La eucaristía”, y nos invitó a trabajarlo con interés. Nos exhortó también a participar en el programa pastoral de la diócesis y sobre todo a la oración constante.

Al final de la eucaristía se leyó un resumen de los textos que se han propuesto para la reflexión en los grupos en este curso con el lema: 'Conocer y celebrar la eucaristía'.

Hubo al final un gesto de agradecimiento al sacerdote Julio Ladra López, que fue el impulsor del movimiento de Vida Ascendente en la diócesis de Mondoñedo-Ferrol y consiliario durante más de 25 años, hasta que la enfermedad le incapacitó para seguir esta labor. El obispo, en nombre del equipo directivo y de los militantes, le hizo entrega de un libro dedicado.

Terminamos la celebración con un canto a la Virgen y el himno de Vida Ascendente.

[Crónica: Vida Ascedente de Mondoñedo-Ferrol]