Tu compromiso [cristiano] mejora el mundo

Homilía del obispo Luis Ángel en la solemnidad del Corpus Christi - Día de la Caridad

Catedral de Mondoñedo y Concatedral de Ferrol, domingo 3 de junio

"Un paso máis comprometido para nós é promover a Cristo, de xeito que loitemos para que emigrantes e refuxiados podan realizarse como persoas en tódalas dimensións humanas"

Este año para preparar la solemnidad del Corpus Christi, que es igualmente Día de la Caridad, bajo el lema «Tu compromiso mejora el mundo», hemos seguido la invitación de Cáritas diocesana a acoger en la mesa del Señor, con predilección, a los inmigrantes y refugiados. Cristo se sienta a comer con ellos y todos los demás estamos invitados también a sentarnos a esta mesa en la que todos podemos descubrir que el amor y la misericordia de Dios nos son cercanos por medio de Jesús. Él, en su última cena, nos dejó el recuerdo de un sacrificio de amor infinito. Este pan de riqueza incomparable ha llegado hasta nosotros y nos alimenta para mirar a los más pequeños y pobres como los mira Cristo y para mirarnos entre todos con la mirada del Señor.

Por eso, los cuatro verbos que el papa Francisco nos invitó a conjugar en primera persona del singular y del plural con los emigrantes y refugiados al comienzo de este año, los debemos conjugar con Cristo y los hermanos en una sola mirada eucarística: acoger, proteger, promover e integrar.

El compromiso cristiano que mejora el mundo nos implica para acoger a Cristo de suerte que los emigrantes y refugiados entren de modo seguro y legal en los países de destino y acogida, sin miedo a las expulsiones. Nuestro compromiso nos exige proteger a Cristo para que los emigrantes y refugiados puedan gozar de sus derechos y dignidad humanos. Un paso más comprometido para nosotros es promover a Cristo, de manera que luchemos para que emigrantes y refugiados puedan realizarse como personas en todas las dimensiones humanas, también en su dimensión religiosa. Por último, hemos de aceptar el reto de integrar a Cristo, de forma que se produzca la comunión entre inmigrantes y pueblos de acogida. Para ello, hemos de descubrir la grandeza del otro, en especial del diferente, reconocer la validez de sus frutos culturales más logrados y darnos nosotros a conocer en los nuestros, desarrollando una cultura del encuentro, propia de la Iglesia Cuerpo de Cristo. Acoger, proteger, promover e integrar a Cristo en el rostro de los inmigrantes y refugiados y en el rostro de cada ser humano —hermano nuestro— es dar un paso necesario en la construcción del proyecto de fraternidad universal que exige el anuncio de Jesucristo en este mundo.

En esta celebración y en la procesión que la seguirá, contemplemos, adoremos y comprometámonos con la fuerza de la Eucaristía, vínculo que nos mantiene unidos a Cristo y a los hermanos como los sarmientos a la vid. Alcemos la copa de la Salvación en esta fiesta de Corpus Christi, aunque nunca podamos pagar al Señor todo el bien que nos hace, ni sepamos responder como corresponde a su fidelidad en la que nos sostenemos. Alcemos la copa de la Alianza nueva y eterna, para superar cualquier división, para evitar cualquier exclusión, para congregarnos en el banquete de la unidad y dar frutos eucarísticos de acogida, protección, promoción e integración.

El Señor Jesús, que está con nosotros hasta el final de los tiempos, ha sellado con su sangre una Alianza que ya nada podrá romper. Es la Alianza del amor de Dios con la humanidad, que nos sitúa en un mundo nuevo en el que nuestro compromiso no solo mejora esta tierra —nuestra y de todos—, sino que nos libera interiormente a cada uno para mostrar a cada hombre el camino de la paz duradera, la justicia auténtica y la libertad plena: el hermoso camino eucarístico del Amor de los amores.
 


GALEGO

Este ano para preparar a Solemnidade do Corpus Christi, que é igualmente o Día da Caridade, baixo o lema «O teu compromiso mellora o mundo», seguimos a invitación de Cáritas diocesana a acollermos na mesa do Señor, con predilección, aos inmigrantes e refuxiados. Cristo séntase a comer con eles e tódolos demais estamos convidados tamén a sentármonos a esta mesa na que todos podemos descubrir que o amor e maila misericordia de Deus sonnos próximos por medio de Xesús. El, na súa última cea, deixounos o recordo dun sacrificio de amor infinito. Este pan de riqueza incomparable chegou ata nós e aliméntanos para mirar aos máis pequenos e pobres coma os mira Cristo e para mirarnos entre todos coa mirada do Señor.

Por iso, os catro verbos que o papa Francisco nos invitou a conxugar en primeira persoa do singular e do plural cos emigrantes e refuxiados ao comezo deste ano debémolos conxugar con Cristo e cos irmáns nunha sola mirada eucarística: acoller, protexer, promover e integrar.

O compromiso cristián que mellora o mundo implícanos para acoller a Cristo, de sorte que os emigrantes e refuxiados entren de modo seguro e legal nos países de destino e acollida, sen medo ás expulsións. O noso compromiso exíxenos protexer a Cristo para que los emigrantes e refuxiados podan gozar dos seus dereitos e dignidade humanos. Un paso máis comprometido para nós é promover a Cristo, de xeito que loitemos para que emigrantes e refuxiados podan realizarse como persoas en tódalas dimensións humanas, tamén na súa dimensión relixiosa. Por último, habemos de aceptar o reto de integrar a Cristo, de forma que se produza a comuñón entre inmigrantes e pobos de acollida. A tal fin, temos que descubrir a grandeza do outro, en especial do diferente, recoñecer la validez dos seus froitos culturais máis logrados e dármonos nós a coñecer nos nosos, desenvolvendo unha cultura do encontro, propia de la Igrexa Corpo de Cristo. Acoller, protexer, promover e integrar a Cristo no rostro dos inmigrantes e refuxiados e no rostro de cada ser humano —noso irmán— é dar un paso necesario na construción do proxecto de fraternidade universal que exixe o anuncio de Xesucristo neste mundo.

Nesta celebración e na procesión que a seguirá, contemplemos, adoremos e comprometámonos coa forza da Eucaristía, vínculo que nos mantén unidos a Cristo a aos irmáns coma os bacelos á vide. Alcemos a copa da salvación nesta festa do Corpus Christi, malia que nunca poidamos pagar ao Señor todo o ben que nos fai, nin saibamos responder coma corresponde á súa fidelidade na que nos sostemos. Alcemos a copa da Alianza nova e eterna, para superarmos calquera división, para evitarmos calquera exclusión, para congregármonos no banquete da unidade e dar froitos eucarísticos de acollida, protección, promoción e integración.

O Señor Xesús, que está connosco ata a fin dos tempos, selou co seu sangue unha Alianza que xa nada poderá romper. É a Alianza do amor de Deus coa humanidade, que nos sitúa nun mundo novo no que o noso compromiso non soamente mellora esta terra —nosa e de todos—, senón que nos libera interiormente a cada un para mostrar a cada home o camiño da paz duradeira, a xustiza auténtica e a liberdade plena: o fermoso camiño eucarístico do Amor dos amores.

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

cmf@luisangel