Disposiciones para la celebración del culto público en Mondoñedo-Ferrol

· Autor: Diócesis

Las celebraciones que previsiblemente llegaran a congregar un gran número de fieles, se pospondrán hasta que haya posibilidad de convocarlas

la reapertura del culto público se iniciará en la Catedral de Mondoñedo y en las principales iglesias de referencia que establece el Plan Diocesano de Unidades Pastorales

Entrarán en vigor a partir del 11 de mayo, durante las fases 1 y 2 de la 'desescalada'

Ferrol, 7 de mayo de 2020.- El obispado de Mondoñedo-Ferrol hace públicas las medidas de prevención con que deberán realizarse las celebraciones del culto público ante la próxima entrada en vigor de las fases 1 y 2 que establece el Gobierno de España en el llamado proceso de “desescalada” como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

El documento con las disposiciones ha sido enviado a sacerdotes, comunidades religiosas y delegados laicos, acompañado de una carta del propio obispo, Mons. De las Heras. En esta misiva, titulada “Hacia un tiempo nuevo” y que nuestro prelado dirige a todos los diocesanos de Mondoñedo-Ferrol, se nos expresa que después de este tiempo de reclusión, sin expresión comunitaria de la fe en nuestras parroquias, aunque con una manifestación cristiana viva y compartida desde nuestros hogares, nos disponemos a reiniciar progresivamente las actividades habituales de la Iglesia.

D. Luis Ángel hace hincapié en que caminar hacia un tiempo nuevo en clave creyente nos da prudencia para vislumbrar y llegar a la denominada ´nueva normalidad´ en todos los ámbitos […] cumpliendo siempre las normas que nos dan las autoridades sanitarias. Hemos de ser muy cuidadosos en los pasos que vamos a ir dando; más aún, si somos población de riesgo por enfermedad o edad avanzada. En este punto, remarca nuestro obispo que en tal población de riesgo se encuentran muchos de nuestros sacerdotes, a quienes apreciamos sinceramente y no podemos pedir que se expongan al contagio, o se conviertan involuntariamente en transmisores de la enfermedad, como tampoco exigirles que se hagan cargo de unas medidas de seguridad sanitaria que pueden exceder sus propias capacidades de acción.

Mons. De las Heras hace referencia, también, al documento publicado por la Conferencia Episcopal Española (CEE) el pasado 29 de abril, indicando una serie de medidas de prevención para las celebraciones y atendiendo a las normas que van estableciendo las autoridades pertinentes. Teniendo en cuenta estas consideraciones y evaluando la situación concreta de nuestro territorio diocesano tanto con el consejo de gobierno como con el colegio de arciprestes, se hacen públicas estas disposiciones, poniéndonos todos los diocesanos bajo el amparo de Nuestra Señora de los Remedios y la intercesión de san Rosendo.
 

Disposiciones para las fases 1 y 2

El documento de medidas preventivas elaborado por la diócesis de Mondoñedo-Ferrol contiene un primer apartado con diez “disposiciones de carácter general” y un segundo apartado con las “disposiciones en la liturgia”.

Entre las consideraciones de carácter general, debemos destacar que “el obispo diocesano prorroga hasta nuevo aviso la dispensa de precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo aprovechar la retransmisión de la Eucaristía a través de los medios de comunicación, siempre en directo”. Se hace especial énfasis en que las personas que estén entre los grupos de riesgo sigan las celebraciones por los medios audiovisuales.

Por lo que se refiere a la reapertura del culto público, se iniciará en la Catedral de Mondoñedo y en las principales iglesias de referencia que establece el Plan Diocesano de Unidades Pastorales, siempre que éstas estén en condiciones de cumplir con todas las medidas de prevención.

El aforo de los templos que abran será, de acuerdo con lo que establece el Gobierno de España, de un tercio en la fase 1 y de la mitad del aforo en la fase 2.

Es muy importante destacar que “los asistentes deben usar siempre mascarilla, lavarse con gel hidroalcohólico a la entrada y salida del templo y mantener una distancia de 1,5 metros unos con otros”. Las pilas de agua bendita estarán vacías y las puertas de estas iglesias permanecerán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones.

En cuanto a funerales, aniversarios, novenas, romerías u otras celebraciones que conlleven la previsible asistencia de un gran número de fieles, se pospondrán hasta que las circunstancias mejoren.

En el segundo apartado de este documento, el referido a las “disposiciones en la liturgia”, se establecen, entre otras medidas, el evitar “coros, hojas de canto y otros documentos de papel”; la colecta se realizará situando un cestillo cerca de la salida. El saludo de la paz se realizará con un gesto que evite el contacto físico y la comunión se ha de recibir en la mano evitando el contacto.

El sacerdote celebrante desinfectará sus manos al empezar el canon de la misa. Lo hará igualmente antes y después de distribuir la comunión, momento en el cual utilizará mascarilla.

Por lo que atañe al sacramento de la Reconciliación, se ha de celebrar en un espacio amplio que permita la distancia de seguridad y asegure la confidencialidad. Deberán llevar mascarilla tanto el confesor como el penitente.

La unción de enfermos se celebrará por el rito breve. Si quienes la reciben son enfermos del Covid-19, será necesario el uso de bata, guantes, mascarilla y pantalla protectora.

Por último, indicar que si hay novedades en la evolución de la emergencia sanitaria que afecten a estas disposiciones se informará convenientemente y para afrontar la fase 3 de la “desescalada” se anunciarán nuevas disposiciones con la antelación que permita la actual situación.

Desde el Obispado, agradecemos a todos el esfuerzo que estas medidas nos van a suponer e, igualmente, agradecemos a los medios de comunicación de nuestra diócesis su difusión.

 

DISPOSICIONES DE CARÁCTER GENERAL

1. El obispo diocesano prorroga hasta nuevo aviso la dispensa del precepto dominical, invitando a la lectura de la Palabra de Dios y a la oración en las casas, pudiendo aprovechar la retransmisión de la Eucaristía a través de los medios de comunicación, siempre en directo. Cuando no sea posible recibir la Sagrada Comunión, se puede y se recomienda hacer una comunión espiritual.

2. Se ruega encarecidamente que las personas mayores, enfermas o en situación de riesgo sigan las celebraciones por los medios audiovisuales, como se ha indicado en el punto anterior, no saliendo, por tanto, de sus domicilios.

3. El comienzo de la reapertura del culto público tendrá lugar en la Catedral y en las iglesias señaladas en el Plan Diocesano de Unidades Pastorales como Centros de Atención Pastoral, siempre que reúnan condiciones y se puedan cumplir en ellas las exigencias impuestas por las autoridades sanitarias.

4. Presidirán las celebraciones de la Eucaristía en dichos templos sacerdotes que no se encuentren entre la población de riesgo.

5. Se limita el acceso a 1/3 del aforo en la fase 1, así como a 1/2 en la fase 2.

6. Los asistentes deben usar siempre mascarilla, lavarse con gel hidroalcohólico a la entrada y salida del templo y mantener una distancia de 1,5 metros unos de otros.

7. Las puertas de las iglesias permanecerán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones.

8. Las pilas de agua bendita permanecerán vacías.

9. Se evitará todo tipo de aglomeración en la entrada, dentro y en la salida del templo.

10. Las celebraciones (funerales, aniversarios, novenas, romerías…) que previsiblemente llegaran a congregar un gran número de fieles, se pospondrán hasta que haya posibilidad de convocarlas sin peligro para la salud.
 

DISPOSICIONES EN LA LITURGIA

I. Sacramento de la Eucaristía

1. Se evitarán coros, hojas de cantos y otros documentos de papel.

2. Para la colecta, se situará el cestillo cerca de la puerta de salida.

3. El sacerdote celebrante desinfectará sus manos al empezar el canon de la misa. Lo hará igualmente antes y después de distribuir la comunión, momento en el cual utilizará mascarilla. Medidas que tomarán también otros ministros de la comunión si se diera el caso de que colaboraran en la celebración.

4. El cáliz y la patena estarán cubiertos con la palia durante la plegaria eucarística y los copones tapados hasta que se vaya a repartir la comunión.

5. El saludo de la paz se realizará con un gesto que evite el contacto físico.

6. El diálogo individual de la comunión (“El Cuerpo de Cristo”. “Amén”), se anticipa pronunciándolo de forma colectiva después de la respuesta “Señor no soy digno…”.

7. Para la distribución de la Eucaristía, se organizarán las filas guardando la distancia debida, evitando el roce entre las personas y caminando en una única dirección, yendo por un pasillo y retornando por otro distinto, según se indique en cada lugar.

8. La comunión se ha de recibir en la mano evitando el contacto.

9. Contando con voluntarios y de la mejor forma posible, se procurará el orden en los distintos momentos de la celebración, se ofrecerá el gel hidroalcohólico y, al concluir, se desinfectarán el templo y los objetos litúrgicos con el debido cuidado.

10. Los horarios de las Eucaristías se anunciarán con anticipación, procurando coordinarse bien con otros templos cercanos.


II. Sacramento de la Reconciliación

1. Se ha de celebrar en un espacio amplio que permita la distancia de seguridad y asegure la confidencialidad.

2. Deben colocarse mascarilla tanto el confesor como el penitente.

3. Al concluir la celebración del sacramento se procederá a desinfectar las manos y la superficie de objetos con los que se ha estado en contacto.


III. Sacramento de la Unción de enfermos

1. Se celebrará por el rito breve, valiéndose de un algodón o bastoncillo de un solo uso.

2. Si quienes lo reciben son enfermos del Covid-19, es necesario el uso de bata, guantes, mascarilla y pantalla protectora, que se desinfectarán después de cada uso.


Las presentes disposiciones obedecen a la necesaria responsabilidad civil y cristiana para preparar y celebrar el culto público en la diócesis a partir del próximo 11 de mayo, durante las fases 1 y 2, ateniéndonos en todo momento a las normas y recomendaciones de las autoridades sanitarias. Cualquier novedad en el avance o retroceso de las garantías de salud pública que afecte a estas disposiciones, se comunicará lo antes posible. Para afrontar la denominada fase 3, daremos nuevas disposiciones según la evolución de la presente emergencia sanitaria.

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol