Cáritas Diocesana advierte de que la pobreza crece y «lo peor está aún por llegar»

Cáritas atendió el pasado año a más de 37.000 personas en la provincia de A Coruña · Autor: José Pardo

Afirma que la crisis ya está golpeando a «todo tipo de familias»

Alfonso Gil, delegado episcopal de Cáritas: "El difícil equilibrio de la economía de las familias que ya apenas llegaban a fin de mes se ha roto"

Cáritas advierte de que a raíz del confinamiento decretado para hacer frente a la propagación del coronavirus la pobreza está creciendo de una forma alarmante. Y apunta, además, que «lo peor está aún por llegar». Marta Pazo, coordinadora general de Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol, alerta de que la crisis ya está golpeando a «todo tipo de familias», y subraya la necesidad de que la sociedad, en su conjunto, tome conciencia de que es necesario hacerle frente, sin ahorrar esfuerzos, a una situación que «no podía haberse imaginado nadie». Una situación que ha dejado «sin dinero para comer» hasta a familias que hace un par de meses tenían su «propio negocio» y «nunca pensaron verse así».

Y es precisamente ahora, cuando la economía intenta reactivarse de nuevo, dice la coordinadora general de Cáritas de Mondoñedo-Ferrol, cuando la verdadera situación empieza a salir a la luz. «Al principio -comenta Marta Pazo- la gente fue aguantando, más o menos, con los ahorros que tenía, a la espera de poder cobrar alguna ayuda. Pero los ahorros se acabaron, los gastos han seguido estando ahí, y el dinero, para muchos, se acabó. Eso -explica- es lo que hoy hace que cada día esté pidiendo ayuda a Cáritas gente de un perfil más amplio. Porque esta situación se ha cebado con familias de los ámbitos más diversos, está golpeando con muchísima fuerza, y no va a dejar de empeorar».

Solo en la provincia de A Coruña, cuyo territorio septentrional corresponde a la diócesis de Mondoñedo, mientras que sus demás áreas -a partir de las parroquias de Fene- pertenecen a la archidiócesis de Santiago de Compostela, que llega incluso hasta la ciudad de Pontevedra, Cáritas atendió el pasado año a más de 37.000 personas. De ellas, 31.266 pertenecían a la archidiócesis de Santiago, y 5.886 al territorio diocesano de Mondoñedo-Ferrol, de acuerdo con los datos de la propia organización humanitaria de la Iglesia. Pero estas cifras ya van creciendo sin parar. Y aunque, en pleno estado de alarma, todavía no hay estadísticas oficiales, el delegado diocesano de Cáritas de Mondoñedo-Ferrol, Alfonso Gil, ya apunta, también, que la situación que se está viviendo es de auténtica «emergencia».

Cáritas elogia la labor llevada a cabo, en todo el territorio diocesano de Mondoñedo-Ferrol, el de la Galicia do Norte, por «los concellos, que se volcaron para ayudar a la gente sin recursos desde el primer momento». E insiste en que, a partir de ahora, es imprescindible que la sociedad entera tome conciencia de que son miles y miles de personas las que se han quedado «sin nada».

Visiblemente preocupado, Alfonso Gil dice que «el difícil equilibrio de la economía de las familias que ya apenas llegaban a fin de mes, se ha roto». Y añade que a esto se suma el hecho de que quienes ya estaban antes en una situación de exclusión, como los que viven «en la calle», necesitan la ayuda de todos, también.

Fuente: La Voz de Galicia - Edición Ferrol. Texto: Ramón Loureiro. Foto: José Pardo

 

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol