Para orar cada día: Viernes

24 de marzo de 2017. Festividad de Santa Catalina de Suecia

No existe otro mandamiento mayor que éstos

Mateo 12, 28b-34

En aquel tiempo, uno de los maestros de la Ley se acercó a Jesús y le hizo esta pregunta: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?». Jesús le contestó: «El primero es: ‘Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. El segundo es: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. No existe otro mandamiento mayor que éstos».

Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios». Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.
 

Comentario

Jesús responde al escriba recitando las mismas palabras que todo buen judía pronuncia cada mañana como plegaria, recordándole que el amor total e incondicional  a Dios es el mandamiento principal de la ley; además añade que el segundo mandamiento sobre el amor al prójimo es tan importante como el anterior.

Para el Señor el mandamiento fundamental es amar a Dios que se concentra en el amor al prójimo. Y el cumplimiento de este amor es la verdadera religión  y el verdadero culto al Padre.

El escriba sólo pregunta  por un mandamiento, Jesús le contesta con dos. Así suele hacer el Señor, siempre nos lleva más allá de lo que pensamos.

Debemos detenernos sobre estas cuestiones para tomar una decisión en este tiempo de Cuaresma.

Jesús felicitó a aquel escriba por su respuesta. Es amar al prójimo saber reconocer los aciertos de los otros y  valorarlos.
 

Pregunta para reflexionar

Este pasaje del Evangelio nos presenta varios interrogantes: ¿Cómo amamos? ¿A quién amamos? ¿A quién dejamos de amar? ¿Quién es nuestro prójimo?
 

Oración

Señor, enséñame a entender que el amor es lo esencial del Evangelio y de la vida evangélica, la “buena nueva” que mi vida toda debería estar proclamando. 

Madres Concepcionistas de Viveiro