Para orar cada día: Viernes

15 de febrero de 2019. Festividad de San Faustino

"Quien se encuentra con Jesús, sabe que le ha llamado por su nombre y que es una persona amada y valorada. Cuando nos sentimos amados de verdad, lo contamos a cuantos nos quieran oír"
Todo lo ha hecho bien

Marcos 7, 31-37

En aquel tiempo, Jesús se marchó de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la Decápolis. Le presentan un sordo que, además, hablaba con dificultad, y le ruegan imponga la mano sobre él. Él, apartándole de la gente, a solas, le metió sus dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. Y, levantando los ojos al cielo, dio un gemido, y le dijo: «Effatá», que quiere decir: "¡Ábrete!".

Se abrieron sus oídos y, al instante, se soltó la atadura de su lengua y hablaba correctamente. Jesús les mandó que a nadie se lo contaran. Pero cuanto más se lo prohibía, tanto más ellos lo publicaban. Y se maravillaban sobremanera y decían: «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos».
 

Comentario

El Evangelio de hoy nos presenta a Jesús en un territorio extranjero. Su desplazamiento es significativo y, una vez más, hará un milagro a favor de un pagano, en pleno país de misión. Contemplemos a Jesús cuidando de hacer milagros “aparte, lejos de la gente… y recomendando silencio”.

Le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua”. Gestos humanos, corporales, sensibles. No intentemos borrar esta imagen de Jesús. La gracias más divina, más espiritual, pasa por esos humildes y modestos “signos”. Jesús utiliza medios normales, los mismos que utilizan las madres para curar las dolencias de sus hijos.

“¡Ábrete” Jesús rompe la sordera, abre los oídos para que la persona pueda escuchar la vida, la dignidad de hijos de Dios, el cariño del Padre, que nos hace hermanos. Jesús les mandó callar, pero ellos lo seguían proclamando con más insistencia.

Quien se encuentra con Jesús, sabe que le ha llamado por su nombre y que es una persona amada y valorada. Cuando nos sentimos amados de verdad, lo contamos a cuantos nos quieran oír.
 

Pregunta para reflexionar

Jesús fue muy abierto hacia las personas de otra raza, de otra religión y de otras costumbres. Los cristianos, hoy, ¿tenemos esta misma abertura? ¿Yo soy abierto?
 

Oración

Señor, abre nuestra mente y nuestro corazón.
Haznos  cada día más semejantes a ti.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro