En el funeral por el sacerdote Xosé Manuel Carballo Ferreiro

"Damos grazas a Deus pola túa vida, pola túa entrega sacerdotal, pola túa familia que te coidou con admirable cariño, polas persoas achegadas a ti que te acompañaron na enfermidade"

Es un momento muy especial esta acción de gracias por la vida, la fe y la vocación de Xosé Manuel Carballo. Con la fe en la vida nueva de la resurrección del Señor, creemos que la pena, la emoción, el cariño, la lucha, la amistad, los lazos de familiares y compañeros, la esperanza en la alegría del reencuentro, están junto a Xosé Manuel en el abrazo de Dios Padre Misericordioso. Por eso, no estéis tristes mucho tiempo.

El Señor que nos conoce profundamente sabe cómo Xosé Manuel se había ido preparando para este momento. Algo ha trascendido y conocemos por lo mucho que él ha compartido e invitado a compartir. Hace un momento un compañero sacerdote me preguntaba si había “wasapeado” con Carballo la última semana. Así fue, con la cordialidad y sencillez de siempre. Ahora esperamos “wasapear” infinitamente mejor, desde la comunión de fe, esperanza y amor en Cristo Resucitado.

Nosotros creemos que Xosé Manuel, fuerte en su interior (cerna) como roble (Carballo) ha sigo guiado por el Espíritu de Dios, aunque alguna vez se haya despistado, como nos ocurre a todos a la hora de seguir las inspiraciones de Dios. Y guiado por el Espíritu Santo, ha sido y es un verdadero hijo de Dios (cf Rm 8, 14) que no ha recibido ningún espíritu de servidumbre (cf Rm 8, 15) y, por tanto, ha vivido libre de todo temor confiando en un Dios del que ha recibido la fuerza del amor para vivir, ser y actuar como hemos conocido y admirado. Todos nosotros somos, como Xosé Manuel y con él, herederos de Dios, coherederos de Cristo (cf Rm 8, 17), padeciendo juntos en este valle de lágrimas, para alcanzar juntos la gloria de la eternidad (cf Rm 8, 17) en la que ponemos de corazón a Xosé Manuel seguros en el Señor del que él y nosotros nos fiamos, a pesar de cualquier duda. Insisto, no estéis tristes mucho tiempo.

A vida de Xosé Manuel é una proba máis de que Deus acompaña e coida ó seu Pobo. El, escollido de entre os homes para servir ó pobo de Deus como sacerdote, foi unxido para levar a boa nova ós que estaban esquecidos, postergados, ós que necesitaban horizontes de liberdade, mirada cristiá curada de calquera cegueira, anos favorables en compensación de tantos tempos e circunstancias desfavorables. A presenza do Espírito do Señor a través de Xosé Manuel, unxido portador de boas novas (cf Lc 4, 18), fai que se cumpra a Palabra do Señor aquí hoxe, nas terras chairegas (cf Lc 4, 21b). Coa vida gastada de Xosé Manuel, temos de esperar novos froitos, os que brotan das sementes do Evanxeo de Xesús que el sementou no seu singular y orixinal contrato con Deus, tanto noutras partes como na súa propia terra (cf Lc 4, 23). Para que xermole e creza entre nós, como Igrexa peregrina, a fe, a paixón pola vida, o amor gratuíto a todas as persoas, o encontro, e mesmo a amizade entre os que pensan diferente, en definitiva o Reino de Deus polo que Xosé Manuel Carballo e todos nós temos loitado e seguiremos loitando.
Xosé Manuel, damos grazas a Deus pola túa vida, pola túa entrega sacerdotal, pola túa familia que te coidou con admirable cariño, polas persoas achegadas a ti que te acompañaron na enfermidade. Por cantos te apoiaron no teu servizo do ministerio sacerdotal a través do que tantas persoas recibiron la bendición de Deus.

Damos grazas porque fuches muñidor constante de entendemento, encontro e proximidade, tal e como Deus te ía suxerindo suave pero constantemente. Contigo hoxe queremos pedir a Deus que poña alegría, esperanza e perdón nos desertos deste mundo, nos que poda haber en cada corazón humano.

Para que nunca a amargura sexa
na miña vida máis forte que o amor,
pon, Señor, una fonte de alegría
no deserto do meu corazón.

Para que nunca afoguen os fracasos
as miñas ansias de seguir sempre a túa voz,
pon, Señor, una fonte de esperanza
no deserto do meu corazón.

Para que nunca busque recompensa
ó dar a miña man ou ó pedir perdón,
pon, Señor, una fonte de amor puro
no deserto de meu corazón.


Que nuestra mayor acción de gracias sea, en primer lugar, continuar esta estela de entrega generosa llena de bendiciones y, en segundo lugar, un compromiso serio para que haya hombres como Xosé Manuel Carballo que escuchen la propuesta de Dios y sean capaces de trabajar por él, con Él y en Él, al servicio de todas las gentes, como nuestro hermano. Amén.