"Edifica nuestra casa, Señor"

Conmemoración de los 800 años de historia de la Catedral

Homilía del obispo en el aniversario de la Dedicación de la S.I.B. Catedral de Mondoñedo

"Se este templo de pedra nunca estará rematado e necesitará coidados e restauracións ata o de agora impensadas, igualmente a Igrexa que peregrina en Mondoñedo-Ferrol haberá de continuar edificándose sempre baixo a guía do Pai"

Hermanos en el episcopado;
cabildo de la catedral;
excelentísimas e ilustrísimas autoridades;
sacerdotes;
miembros de Vida Consagrada;
matrimonios y familias;
hermanos y hermanas en Cristo:

Dice la nota necrológica de don Martín I, compostelano, obispo de Mondoñedo, que “construyó, acabó y consagró esta iglesia catedral”. Tres verbos de acción que nos invitan a imaginar la figura y el ministerio episcopal de este obispo que logra el establecimiento definitivo de la sede de la diócesis en Villamayor de Bría, nuestro Mondoñedo.

Con todo ello, fue don Martín instrumento de Dios para continuar dando impulso a la evangelización en estas tierras a comienzos del siglo XIII, armonizando fe, cultura y gobierno para construir una historia que superara momentos procelosos y se proyectara hacia un futuro en paz y prosperidad. Lo que nuestra fe cristiana entiende como avance hacia el Reino de Dios y su justicia.

La misión que Dios confió a Martín y comparte con su Iglesia no se agota en la construcción de este templo, ni en los límites diocesanos, ni en el tiempo. Va más allá porque es una misión de alcance universal, parte del cuerpo místico de Cristo: una misión que ensancha nuestra casa de oración para reunir a los dispersos de todos los pueblos; una misión que llega a muchos porque la alianza de Dios es una propuesta abierta para cuantos estén dispuestos a guardar el derecho y practicar la justicia desde la misericordia; una misión que se prolonga porque ha de fecundar nuestra tierra cada día y para siempre.

Por todas estas razones, sabemos que el don y la tarea que Dios confió al obispo Martín nos los confía también hoy a nosotros: construir, acabar y consagrar la misión de la Iglesia que peregrina en estas tierras y en estos tiempos. Una misión que nos impulsa a salir de lo conocido y acostumbrado durante siglos, adoptando medios de evangelización diferentes y afrontando una necesaria conversión misionera. Es tiempo, pues, de remodelación y restauración, reconociéndonos como piedras vivas en Cristo vivo.

En esta “catedral arrodillada”, humilde y majestuosa, acercándonos al Señor, la gran piedra viva y angular –rechazada por los hombres, pero escogida y preciosa para Dios–, tanto nuestros predecesores en la fe como nosotros somos y nos sentimos piedras vivas. De este modo, seguimos construyendo un templo espiritual a través de un sacerdocio santo –común a todos los fieles–, consagrado a la misión.

Desde dicha misión, que es una y única, la Iglesia que hoy formamos se compromete de lleno en el servicio a Dios y a los hombres y, hundiendo sus raíces en el Señor, se alza con belleza hoy como ayer para testimoniar en medio de las gentes la vida abundante que engendra la fe en Cristo Jesús. Así, como esta catedral que permanece firme por los siglos, también nosotros somos en nuestros días testigos de las grandezas a las que Dios nos llama, por las cuales podemos pasar de las tinieblas a su luz admirable. Luz que queremos poner en lo alto para disipar las sombras de muerte que nos acechan en este momento de la Historia: despidos y cierres, despoblación y envejecimiento, crispación y discordia, prejuicios y exclusión, falta de fe, esperanza y caridad.

Como a nosa catedral, de pedra vista e contrafortes ocultos, todo baixo un mesmo teito, queremos axeonllarnos ante Deus e ante os homes para ver máis de preto, desde abaixo, o misterio do Salvador e da salvación dos máis pequenos. El veu do alto para liberar con liberdade de fillos de Deus a cantos vivimos encadeados, de xeito que todos podamos coñecer a dita dos xustos na súa casa santa e gustar as primicias do Reino. Por iso, hoxe facemos votos para que se disipen as tebras da hipocrisía, da condena, do rexeitamento, da división, da indiferenza, da soberbia, da violencia, da persecución. Abrimos novos vitrales nos vellos muros para que entre por milleiros a luz admirable da verdade, da xustiza, da misericordia, da unidade, da caridade, da humildade, da paz, da liberdade, da filiación e da fraternidade que recibimos do Pai no Fillo por medio do Espírito Santo, e nos permite ser bautizados e enviados, artífices dunha Igrexa en estado permanente de misión.

Así pois, velaquí a nosa ofrenda, que somos nós mesmos. Homes e mulleres sinxelos que, como pedras vivas, anhelamos que o Señor edifique unha Igrexa viva e luminosa connosco. Un santo Pobo fiel Seu no que experimentemos a forza transformadora do amor misericordioso de Xesús, o supremo Pastor; pobo de Deus no que poder vivir servíndonos os uns aos outros, con especial predilección polos máis débiles e necesitados, cara a quen o Señor nos encamiña para deixar atrás o temor propio da escuridade e achegarnos á audacia da súa luz. Neles e con eles, aquí, de xeonllos ante o misterio de Deus encarnado, queremos adorar ao Pai en espírito e en verdade. Adorámolo en Xesucristo, o seu templo definitivo: aquel en quen atopamos a esperanza da humanidade que é buscada, ansiada e realizada en plenitude.

Se este templo de pedra nunca estará rematado e necesitará coidados e restauracións ata o de agora impensadas, igualmente a Igrexa que peregrina en Mondoñedo-Ferrol haberá de continuar edificándose sempre baixo a guía do Pai, do Fillo e do Espírito Santo, Deus un e trino, arquitecto, construtor, artesán dunha Igrexa misioneira de comuñón que segue sendo facho aceso/acendido para os peregrinos da fe: os que fan o Camiño e os que viven á súa beira. Por iso, hoxe, como hai oitocentos anos, oramos dicindo:

Edifica a nosa casa, Señor; constrúe, acaba e consagra a nosa misión de discípulos e peregrinos nesta terra. Ti es quen mellor sabe engarzar as pedras vivas e enviar aos discípulos misioneiros para que dean froito ata que o teu Reino chegue definitivamente, ata que alcancemos a meta da Mondoñedo celeste.

Amén.

Mons. Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF

Segovia (1963) - Obispo de Mondoñedo-Ferrol - Misionero claretiano

@cmfluisangel