Para orar cada día: Lunes

20 de marzo de 2017. Festividad de Santa Alejandra

José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer

Mateo 1, 16.18-21.24a

Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo. La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto.

Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados». Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado.
 

Comentario

Celebramos hoy la Solemnidad de San José, el esposo de la Virgen María, el que hizo de padre del Hijo de Dios hecho hombre.  Fiesta entrañable para todos nosotros.

Por decisión libre y amorosa de Dios José fue elegido para esposo de María y responsable de cuidar y educar a Jesús.

Hay procesos vocacionales muy sencillos, normales, difíciles, muy difíciles y como el de San José. El Evangelio no se recrea contando las dudas, los sufrimientos y las cavilaciones del carpintero. Pero nos podemos imaginar cómo estarían la cabeza y el corazón de este hombre cuando se entera de que María está embarazada. Pero él acoge el designio de Dios, se fía de Él y de su Palabra y colabora con todas sus fuerzas y capacidades. Abre  su corazón al Señor. Y el Señor lo ilumina, no sabemos cuándo, pero si sabemos que el Dios es poco devoto de las prisas.

Cuando Dios se manifiesta, siempre trastorna nuestra vida, siempre nos sorprende. Cuando Dios se hace presente en la vida de los hombres, lo que cuenta, lo que es decisivo no son nuestros preparativos, nuestros proyectos, sino la acogida que damos a su llamada. Cuando Dios se manifiesta, "todo es gracia" y por lo tanto, todo depende de la fe.
 

Pregunta para reflexionar

¿Me fio yo de Dios y acepto colaborar con su obra de salvación?


Oración

José, esposo de María, ruega por los que han recibido la vocación de servir a la familia de la Iglesia.

Madres Concepcionistas de Viveiro