Delegación de Pastoral de la Carretera

DELEGADO
Rvdo. Sr. D. José Rey Kochinke
616 871 700
joreyko@planalfa.es

La Pastoral de la Carretera es un servicio que la Iglesia ofrece para alentar el anuncio y la vivencia de la fe cristiana de los profesionales, conductores, peatones y viajeros, en el uso de la vía pública y de los vehículos, que están generando una nueva forma de convivencia y de relaciones humanas.

En toda esta tarea como en el ejercicio de cualquier actividad y derecho ciudadano, el primer principio que debe orientar la actuación de toda persona es el sentido de responsabilidad. Toda la moral del tráfico se fundamenta en el valor cristiano de la persona humana, “que está por encima de las cosas todas y cuyos derechos y deberes son universales e inviolables” (GS. 26).



· Jornada de Responsabilidad en el Tráfico 2020: 5 julio

Queridos hermanos y amigos conductores:

Se acerca la fiesta de San Cristóbal, patrono de los conductores. Tradicionalmente, en muchos pueblos y ciudades, os juntáis numerosos transportistas y conductores, para celebrar a vuestro santo o patrono con la Eucaristía, para la bendición y procesión con los vehículos y, en muchos lugares, para el almuerzo en familia o con los amigos. Este año, la siempre festiva y sonora celebración tendrá seguramente un carácter distinto, debido a la pandemia del coronavirus y a la crisis laboral y económica que padecemos, y que afecta de lleno al transporte.

En el mes de julio, numerosas familias suelen iniciar las vacaciones veraniegas con masivos desplazamientos a sus lugares de descanso. Un año más, y son ya cincuenta y dos, coincidiendo con el inicio de estos desplazamientos masivos, el Departamento  de la Pastoral  de la Carretera  de la Conferencia Episcopal Española promueve  la  Jornada de  Responsabilidad  en el Tráfico. Con este motivo, os hacemos llegar nuestro cordial saludo a todos los que estáis relacionados con la movilidad humana y la seguridad vial: camioneros, taxistas, conductores de autobuses, de ambulancias, bomberos, guardia civil y policía de tráfico, cofradías de san Cristóbal, asociaciones de transportistas, motoristas, ciclistas… Muchos de vosotros, por trabajo profesional,   pasáis   buena parte de vuestro tiempo al volante. A todos: “Gracia y paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo” (Rm 1,7).

Continuar leyendo

 

· Jornada “Enjugar las lágrimas” (31 de mayo 2020)

El departamento de Pastoral de la Carretera de la Conferencia Episcopal Española (dentro de la Comisión Episcopal de Migraciones y Movilidad humana) ha organizado un año más, la jornada “Enjugar las lágrimas”, una jornada de oración y acompañamiento por los que han sufrido un accidente de tráfico o perdido a un ser querido.

Desde 2019, esta jornada se celebra el 31 de mayo, fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel y que este año 2020 cae en el domingo de Pentecostés, cuya liturgia prevalece.

Los obispos de este departamento, destacan este hecho como “providencial”. “Necesitamos al Espíritu Consolador con sus siete dones, para poder encauzar todo este mar de dolor que tenemos encima, con su fuerza, y afianzar en nosotros Esperanza de que nuestros hermanos resucitarán”, destacan en su mensaje.

 

· MENSAJE DEL DELEGADO DIOCESANO ANTE LA SITUACIÓN DE PANDEMIA

Un saludo a todos los diocesanos y parroquianos desde la delegación de Pastoral de la Carretera, en especial también a los chóferes y conductores, que en estos días complicados y con restricciones, circulamos prestando servicios mínimos y esenciales; transportistas con alimentos y productos de limpieza, sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad y militares, bomberos, protección civil, taxistas, conductores de autobus, funerarias, personal de supermercados, gasolineras, bancos, agricultores, ganaderos, personal que cuida a personas mayores o minusválidos, servicios de limpieza, ONGs, Administración y entidades estatales, personal de la Iglesia, el Papa, obispo, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos comprometidos, Cáritas, etc.

Presencialmente, o por medios telemáticos siguen y seguimos prestando servicios esenciales. Y rezando y celebrando misas los sacerdotes, en privado, por la salud de todos, el consuelo de los que sufren, el eterno descanso de los difuntos.

Cuidando nuestra salud lo mejor posible, nuestro sistema inmunológico, defensor corporal de bacterias y virus, con vitaminas, gimnasia, con las medidas sanitarias de prevención, limpieza, distancias, guantes, mascarillas (se necesitan producir muchas más, es un problema que casi no hubiese), el confinamiento, que tiene un beneficio preventivo, pero que no se puede sostener mucho tiempo, porque conculca derechos fundamentales como la libertad y el libre movimiento de las personas, y porque puede acarrear otros problemas de salud (ansiedad, depresión, obesidad, tensión, etc), esperando pronto sea posible poder salir a pasear o hacer deporte al aire libre, aunque sea en solitario o con las medidas o limitaciones oportunas.

Con el sobreexceso mediático de los massmedia que inciden excesivamente en lo dramático y también tienen detrás sus intereses. Es una grave pandemia con un virus complicado, contagioso y con graves consecuencias mundiales; aunque muchos lo superan o se inmunizan. No es el primero, basta ver datos de otras décadas o de la historia. Sería también bueno saber si surgió o fue producido en un laboratorio, y en este caso sus responsables. El problema se acentúa en las ciudades y entornos urbanos y con la movilidad mundial actual, ahora restringida y las aglomeraciones de personas. En el rural, la gente vive mucho más dispersa y en un medio más saludable, e igual requeriría una diferenciacion de medidas, aunque es difícil. Con la esperanza de una pronta vacuna, y que vaya pasando, como todo en esta vida. Y ver lo bueno, pequeño o grande de cada día, realizar pequeñas tareas, orar, compartir los que están en familia, meditar y volver a vivir renovados en valores.

Con la ayuda de la fe, Dios nuestro Señor, que nos ayuda y acompaña siempre, en su amor y misericordia; Jesucristo, presente en nuestras casas y carreteras, compartiendo su pan, en comunión espiritual, viviendo en espíritu y en verdad, sufre con nosotros, como en su pasión y muerte en la cruz, nos da su fuerza y ánimo, para con su resurrección, siempre seguir adelante, resurgir, levantarse, celebrar después la Pascua, y con María, Virgen del Camino y Madre de Jesús y Madre Nuestra.
 


· PROGRAMA DE LA DELEGACIÓN PARA 2020

· Reuniones de delegación diocesana y participación en la vicaría de acción misericordiosa

· Reunion Consejo Nacional CEE, Madrid, febrero

· Documento coches eléctricos-cuidado dela creación

· Asistencia a eventos relacionados con conductores, vehículos o seguridad vial

· Distribución a parroquias de la campaña Jornada Responsabilidad en el Tráfico

· Organización curso conducción segura, o actividad de encuentro y/o prueba vehiculos ecológicos.

· Peregrinación nacional a Tierra Santa, 8-15 septiembre

· Reunión de delegados de Pastoral de la Carretera, 19-22 octubre, Granada

· Entrevistas en radio y documentos en web diocesana

· Día mundial de la víctimas accidentes de tráfico, 3º domingo noviembre

· Asistencia en carretera

· Asesoramiento diocesano sobre cuestiones relacionadas

· Reconocimiento a instituciones que llevan a cabo acciones por la seguridad vial

· Envío de la postal de Navidad

 

· DÍA MUNDIAL EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS DE ACCIDENTES DE TRÁFICO 2019

El departamento de Pastoral de la Carretera, dentro de la Comisión Episcopal de Migraciones, se une a la celebración del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico. Esta Jornada, instituida en el año 2005 por Naciones Unidas, se celebra el tercer domingo de noviembre, este año el día 17.
 


Pastoral de la Carretera anima a las diócesis a celebrar la Eucaristía por los difuntos víctimas de accidentes de tráfico, e invitar particularmente a los familiares de los fallecidos, asociaciones de víctimas, la DGT provincial, agrupaciones de transportistas, autoescuelas, policía y guardia civil, o bomberos. También se facilita un subsidio litúrgico y un responso para rezar al final de la Eucaristía.

Desde la CEE, en colaboración con Pastoral de la Carretera de la diócesis de Madrid y asociaciones de víctimas, el domingo 17 se celebrará la Misa en sufragio de todas las víctimas de accidentes de tráfico a las 13.00 horas en la Basílica de la Concepción de Madrid. Presidirá el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro. Además, el director del departamento, José Aumente, asistirá el lunes al minuto de silencio que organiza la DGT junto al monumento de recuerdo a la victimas que está a la entrada del edificio.

Desde el departamento de Pastoral de carretera también quieren recordar que los accidentes provocan la muerte de cerca de 1,3 millones de personas y daños o alguna incapacidad en otros 50 millones. Constituyen la principal causa de mortalidad entre los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. El año pasado fallecieron por accidente de tráfico más de 1.800 personas. Desde el año 1960 que se  hace estadística, han fallecido más de 290.000 personas, que bien merecen nuestro recuerdo y oración.

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol