Para orar cada día: Miércoles

23 de enero de 2019. Festividad de San Ildefonso

"Ellos prefieren cumplir los códigos de la Ley, antes de ser tocados por el sufrimiento de las personas que encontraban. Eran duros e indiferentes"
¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?

Marcos 3, 1-6

En aquel tiempo, entró Jesús de nuevo en la sinagoga, y había allí un hombre que tenía la mano paralizada. Estaban al acecho a ver si le curaba en sábado para poder acusarle. Dice al hombre que tenía la mano seca: «Levántate ahí en medio». Y les dice: «¿Es lícito en sábado hacer el bien en vez del mal, salvar una vida en vez de destruirla?». Pero ellos callaban. Entonces, mirándoles con ira, apenado por la dureza de su corazón, dice al hombre: «Extiende la mano». Él la extendió y quedó restablecida su mano. En cuanto salieron los fariseos, se confabularon con los herodianos contra Él para ver cómo eliminarle.
 

Comentario

Otra controversia del Sábado. Marcos cuenta la historia de manera brillante y nos facilita involucrarnos. Visualiza la escena, cuando se reúnen las personas para la oración en la sinagoga. Conviértete en uno de ellos. Mira a las personas, oye lo que están diciendo, observa lo que está pasando, siente la tensión. ¿Curará o no Jesús al hombre con la mano marchita? ¿Quién ganará el argumento, Jesús o los Fariseos? Las emociones van en aumento.

Marcos no nos dice como Jesús se encontró con el hombre con discapacidad, lo deja a nuestra imaginación, pero sí describe que sintió Él sobre los Fariseos: enojo y pena por la dureza de sus corazones. Ellos prefieren cumplir los códigos de la Ley, antes de ser tocados por el sufrimiento de las personas que encontraban. Ellos eran duros e indiferentes. Ellos no amaban a sus semejantes como a ellos mismos. Sus valores, al menos en esta instancia, eran la antítesis de aquellos de Jesús
 

Pregunta para reflexionar

Hoy en la Iglesia  hay gente que, al igual que los herodianos y los fariseos, colocan la ley por encima del bienestar de las personas. ¿Qué pensamos nosotros? ¿Les damos la razón o los criticamos? ¿Qué habría hecho yo por el hombre con la mano paralizada?
 

Oración

Señor, que nunca me canse de hacer el bien. Hazme comprender que mi misión se resume en vivir tu amor mediante la práctica auténtica y generosa de la caridad.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro