Para orar cada día: Viernes

26 de enero de 2018. Festividad de los Santos Timoteo y Tito

"Jesús habla en muchas ocasiones del Reino de Dios. En el Nuevo Testamento aparece 107 veces esta expresión. ¿Qué es el Reino de Dios?"
El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano (...) y, la tierra da el fruto or sí misma

Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, Jesús decía a la gente: «El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega».

Decía también: «¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con qué parábola lo expondremos? Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla que se siembra en la tierra; pero una vez sembrada, crece y se hace mayor que todas las hortalizas y echa ramas tan grandes que las aves del cielo anidan a su sombra». Y les anunciaba la Palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle; no les hablaba sin parábolas; pero a sus propios discípulos se lo explicaba todo en privado.
 

Comentario

Jesús habla en muchas ocasiones del Reino de Dios. En el Nuevo Testamento aparece 107 veces esta expresión. ¿Qué es el Reino de Dios? Es un atributo de Dios, o sea, es Dios mismo que actúa en este mundo. El mensaje del Reino lleva a afirmar que Dios está haciéndose presente en este mundo de manera silenciosa, humilde, desde lo pequeño. Hay que ser sabios para descubrir las semillas del Reino.

 

Pregunta para reflexionar

¿El Reino de Dios, la vida de Dios en mí, mi vida como cristiano, va creciendo: primero tallo, luego espiga, después grano? Silencio, le dejo hablar a Él? Necesito tiempo?
 

Oración

Dios Bueno, gracias por tu bondad y tu generosidad, por tu acción gratuita en la vida de cada ser humano.

Madres Concepcionistas de Mondoñedo

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Mondoñedo. Autora: Sor María de la Luz