Para orar cada día: Sábado

1 de abril de 2017. Solemnidad de San Hugo

Jamás un hombre ha hablado como habla ese hombre

Juan 7, 40-53

En aquel tiempo, muchos entre la gente, que habían escuchado a Jesús, decían: «Éste es verdaderamente el profeta». Otros decían: «Éste es el Cristo». Pero otros replicaban: «¿Acaso va a venir de Galilea el Cristo? ¿No dice la Escritura que el Cristo vendrá de la descendencia de David y de Belén, el pueblo de donde era David?».

Se originó, pues, una disensión entre la gente por causa de Él. Algunos de ellos querían detenerle, pero nadie le echó mano. Los guardias volvieron donde los sumos sacerdotes y los fariseos. Estos les dijeron: «¿Por qué no le habéis traído?». Respondieron los guardias: «Jamás un hombre ha hablado como habla ese hombre». Los fariseos les respondieron: «¿Vosotros también os habéis dejado embaucar? ¿Acaso ha creído en Él algún magistrado o algún fariseo? Pero esa gente que no conoce la Ley son unos malditos».

Les dice Nicodemo, que era uno de ellos, el que había ido anteriormente donde Jesús: «¿Acaso nuestra Ley juzga a un hombre sin haberle antes oído y sin saber lo que hace?». Ellos le respondieron: «¿También tú eres de Galilea? Indaga y verás que de Galilea no sale ningún profeta». Y se volvieron cada uno a su casa.
 

Comentario

Hemos de tomar partido por Jesús.
Para sus contemporáneos Jesús sigue siendo un misterio y se preguntan quién es, de dónde viene. Las discusiones simplemente humanas no logran dar una respuesta. Dios permanece desconocido. Según ellos, en Jesús no se cumplen todas las condiciones necesarias: no es el Mesías.

La condición esencial para conocer a Dios es la humildad.
Hay que saber desprenderse de sí mismo, renunciar a nuestros propios puntos de vista, dejarnos conducir.

A menudo los detalles nos bloquean. No sabemos superar las apariencias y Dios permaneces, muchas veces escondido detrás de las apariencias humanas.
Estamos llenos de prejuicios, y en general no somos capaces de admitir que una persona humilde pueda enseñarnos algo. No es por esa vía que lograremos la salvación. Es más bien por el amor; y el amor es servicial, es humilde…todo lo cree, todo lo espera... Tenemos que entrar en la dinámica de amor y misericordia de Dios.
 

Pregunta para reflexionar

¿Cuáles son hoy las diversas opiniones sobre Jesús que existen en medio de la gente? Hay personas que sólo aceptan lo nuevo si están de acuerdo con sus ideas que pertenecen al pasado. ¿Y yo?
 

Oración

Más allá de mis dudas y mis preguntas, Señor, haz que te conozca.
Enséñame a ser humilde; a buscar y ver la Verdad en el corazón de mis hermanos.
Acepto no saber captar todo. Sé que no puedo comprenderlo todo.

Madres Concepcionistas de Viveiro