Cáritas fortalece el compromiso en su lucha contra la precariedad social

Rueda de prensa · Autor: Cáritas Española

La Confederación Cáritas Española destinó en 2014 más de 305 millones de euros a su red de proyectos, centros y servicios

El informe anual de Cáritas refleja todo nuestro esfuerzo, cariño y esperanza puesto al servicio de las personas que sufren pobreza y exclusión

La organización de la Iglesia presenta en Madrid la Memoria'2014

Los datos de actividad aportados por las 70 Cáritas Diocesanas y 7.525 Cáritas Parroquiales y centros que integran la Confederación Cáritas Española confirman, un año más, el fortalecimiento del compromiso de los voluntarios y donantes que sostienen sus acciones de lucha contra la precariedad social en esas “periferias” de la sociedad a las que se refiere el papa Francisco.
 

Más de 305 millones de euros invertidos

La fuerza de esta amplia base social y la opción por las personas más vulnerables están en el centro de cada uno de los datos que se recogen en la Memoria 2014 presentada esta mañana en Madrid, donde se señala que durante el último ejercicio Cáritas invirtió un total de 305.615.095 euros (un 5% más que en 2013) en los distintos proyectos, centros y servicios de ayuda.

La Memoria de Cáritas ha sido presentada en la sede de la institución por monseñor Atilano Rodríguez, obispo de Sigüenza-Guadalajara y responsable de Cáritas en el seno de la CEPS (Comisión Episcopal de Pastoral Social), junto al presidente y al secretario general de la Confederación, Rafael del Río y Sebastián Mora.
 

82.000 voluntarios y 4,3 millones de personas acompañadas

Gracias a una amplia batería de programas de lucha contra la pobreza, a lo largo de 2014 fue posible mejorar, dentro y fuera de nuestro país, la dignidad y el acceso a los derechos humanos de más de 4,3 millones de personas en situación de gran vulnerabilidad.

Este trabajo de Cáritas por la defensa de la dignidad y los derechos de los más empobrecidos ha sido posible gracias a la labor de casi 82.000 voluntarios (un 5% más que en 2013), con el apoyo de unos 4.500 trabajadores remunerados.

El informe de actividad confirma las tendencias de los años precedentes tanto en lo que se refiere al esfuerzo económico llevado a cabo dentro los distintos apartados de intervención de Cáritas como en el apoyo recibido por parte de los donantes y colaboradores privados como de las Administraciones públicas.
 

Los pobres, hijos predilectos de la acción de la Iglesia

En palabras de monseñor Atilano Rodríguez, “los datos aportados por la Memoria anual de Cáritas muestran cómo las víctimas de la precariedad y la exclusión social no están solos, sino que, son hijos predilectos de la acción pastoral de la Iglesia que están en el centro mismo de la vida de las comunidades parroquiales y diocesanas de nuestro país, donde los voluntarios, colaboradores y trabajadores de Cáritas son signo en el mundo de la misericordia de Dios con esa revolución de la ternura a la que nos convoca el papa Francisco”.

El prelado —que se refirió varias veces a la instrucción pastoral “Iglesia, servidora de los pobres” aprobada por la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal el pasado mes de abril— señaló que “el servicio organizado de la caridad es una dimensión esencial de la vida comunitaria de fe”. “Cáritas —dijo— asume y desarrolla a diario este servicio desde los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, que iluminan la realidad e inspiran su trabajo en las periferias de la sociedad. Y este es el valor añadido, la especificidad evangélica que subyace en esta Memoria anual”.
 

Papel insustituible de los voluntarios

Por su parte, el presidente de Cáritas, Rafael del Río, puso el acento en el papel insustituible de los voluntarios en el ser y hacer de la Confederación.

Tras referirse al lema de la campaña institucional de Cáritas para este año, “Practica la Justicia. Deja tu huella”, llamó la atención sobre la “gran coherencia de esta llamada con el objeto de esta rueda de prensa, ya que nuestra Memoria anual supone una demostración palpable del mensaje de nuestra campaña”. Y es que, como aseguró el presidente, “cada cifra de las que se ofrecen en las páginas de la Memoria es una huella visible de la voluntad inequívoca de cada voluntario de practicar la justicia”.

Seguir leyendo en www.caritas.es