El Espejo (24.03.2017): La formación y misión de los educadores

Magacine semanal de actualidad diocesana en la Cadena COPE

LA ENTREVISTA

Conversamos esta semana con Antonio Botana Caeiro, hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, sobre la actualidad de la misión compartida de religiosos y laicos. El hermano Antonio es coordinador de la formación institucional para los educadores de los colegios de La Salle en España y Portugal. Entre sus obras, destacan: Iniciación a la comunidad, Valladolid 1990; Itinerario del Educador, Roma 2004; Compartir carisma y misión con los laicos, Vitoria 2008. Esta tarde pronuncia una conferencia en la sede de AFundación de Ferrol, que os recomendamos expresamente.


 

CINE

EL BALCÓN DE LAS MUJERES (2016), de Emil Ben-Shimon

Sinopsis: Algo horrible sucede en una devota comunidad ortodoxa en Jerusalén. El balcón de las mujeres de la sinagoga se desmorona, lo que significa que las mujeres de aquel pequeño y tranquilo pueblo han perdido su sitio dentro del edificio. Pero lo peor llega cuando la reconstrucción comienza y no hay planes para volver a colocar el balcón en su sitio. 

Crítica por Javier Martínez
 

LIBROS

· ORAR A PIE DESCALZO (1994), de Antonio Botana

Resumen: Es un apoyo para el ejercicio de la oración. Está escrito pensando en la juventud Que ora: comprende salmos adaptados al joven, mantras bíblicos, textos de las cartas de San Pablo hilvanados en bellas oraciones, así como también oraciones inspiradas en la historia de la salvación. El libro constituye una gran ayuda para los grupos de profundización en la fe y contribuye a lograr un mayor fervor en la oración de aquel que quiere poner en manos del Señor su crisis, su situación o sus momentos de felicidad.

· CONVIVENCIAS CRISTIANAS PARA ADOLESCENTES (1987), de Antonio Botana

Resumen: Podríamos plantearlo así: Hay que organizar unos «paréntesis» en la vida del adolescente, del joven, que le sirvan para «levantar las pesas» de su vida cristiana cada año. No nos parece correcto este planteamiento, por lo menos, lo creemos insuficiente. Los «oasis» son necesarios en la vida moderna: para la oración, el silencio, la reflexión, hasta para convivir en grupo. Pero cuando carecen de conexión entre sí no dejan de ser una condescendencia o, incluso, un lujo espiritual. Consideradas de forma aislada, las Convivencias o Ejercicios espirituales corresponden a una «pastoral de cristiandad» que debería estar ya superada y que, desde luego, en la mayor parte de los casos, no pasan de ser unos fuegos de artificio en la vida juvenil. Dejemos de lado el «paréntesis» y pongamos nuestra atención en el proceso.

Crítica por Antonio Valín