Jóvenes y comunicación, en las puertas del Sínodo

Cartel oficial de la Jornada · Autor: CEE

Domingo, 13 de mayo de 2018

Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2018

"Acometer la misión de hacer visible y audible esa tradición escrita es un reto que se puede asumir con los jóvenes. Con su ayuda, la doctrina de Iglesia podrá llegar a todos en un lenguaje comprensible para el nuevo ambiente cultural"

En la solemnidad de la Ascensión del Señor, este año el domingo 13 de mayo, se celebra la LII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

El papa Francisco ha elegido para esta ocasión el lema, “«La verdad os hará libres» (Jn 8, 32). Fake news y periodismo de paz”. Y en su mensaje quiere ofrecer “una aportación al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias falsas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad”.

En la CEE, difunde esta Jornada la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social.
 

Mensaje de los obispos de la CEMCS (extracto)

El actual contexto comunicativo es la consecuencia de una profunda transformación en el campo de las comunicaciones sociales que se ha desarrollado en los últimos treinta años y que ha supuesto una revolución importante para las personas, las instituciones y las empresas. Internet se ha convertido ya en la gran fuente de información, referencia y consulta sobre cualquier rama del saber.

Realmente estos avances tan valiosos permiten pensar que estamos sin duda en el momento en que la comunicación es más posible que nunca, de más nivel, y de más calidad, y todo el desarrollo que depende de la comunicación está también en las mejores condiciones de la historia.

Entre los más beneficiados por estas herramientas están los jóvenes. Estos jóvenes son aquellos que no han conocido el nacimiento de internet porque se incorporaron a una sociedad en la que ya existía y era una herramienta habitual para la información y el conocimiento. Por esto mismo, comprenden su estructura y su dinámica desde el origen. Ellos no tienen que adaptarse a esta herramienta, ni aprender su lenguaje, su código, o su funcionalidad. Siempre ha estado ahí. Han visto, siendo muy jóvenes, la aparición de las redes sociales y han sido acompañados por ellas en su adolescencia y en su juventud.

Y, a la vista del mundo de internet en el que viven, insisten en hacernos ver que internet "ofrece a la Iglesia una oportunidad evangélica sin precedentes, especialmente con los social media y los videos online” porque este “mundo digital es un gran espacio para encontrar y conectarse con gente de otras religiones y también con no creyentes. La serie de los videos que el papa Francisco ofrece regularmente son un buen ejemplo del uso de las potencialidades evangélicas del internet" .

La tradición de la Iglesia, ya bimilenaria, se ha transmitido desde sus orígenes sobre todo de manera escrita. Ahora se enfrenta con el reto de hacerse audiovisual. Acometer la misión de hacer visible y audible esa tradición escrita es un reto que se puede asumir con los jóvenes. Con su ayuda, la doctrina de Iglesia podrá llegar a todos en un lenguaje comprensible para el nuevo ambiente cultural. Hacer posible ese fecundo intercambio entre la tecnología y la sabiduría eclesial puede dar mucho fruto si se establecen los ámbitos de encuentro y cooperación necesarios.

Seguir leyendo

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol