Carlos Alonso: “Vivir situaciones límite en Cáritas y poder ser útil a los demás han conseguido cambiarme”

El ferrolano, que lleva vinculado a la diócesis desde los 24 años, posa delante de la Domus Ecclesiae · Autor: Jorge Meis

Entrevista al exsecretario general de Cáritas Diocesana y archivero-bibliotecario de la Domus Ecclesiae

Cuando Carlos Alonso (Ferrol, 1978) llegó a Cáritas Mondoñedo-Ferrol hace tres años no se imaginaba la cantidad de ámbitos que abarcaba la entidad y cuánto crecería él dentro de ella, tanto profesional como personalmente. Este licenciado en Filología Hispánica y diplomado en Biblioteconomía y Documentación –además de contar con dos másters en Profesorado y Social Media Business– lleva desde el 2002 vinculado a la diócesis, de la cual es, entre otras cosas, director del archivo de gestión, responsable de la página web y community manager.

Hace tan solo un año, el obispo, Luis Ángel de las Heras, le propuso tomar las riendas de la secretaría general de Cáritas, algo a lo que accedió “con enorme alegría” y que ahora se ve obligado a dejar para pasar a una segunda fila debido a cuestiones familiares. “Desde pequeño he desarrollado una predilección especial hacia las personas que lo pasan mal, que sufren, que están solas, que carecen injustamente de oportunidades en su vida. Era el momento para ponerse en marcha. Descubrí una entidad amable y acogedora, donde la persona es lo primero, no importa de dónde vengas, si eres creyente o no, las puertas están siempre abiertas”, asegura.

Su juventud puede llamar a muchos la atención, aunque tal y como indica él mismo, cada vez es más común la confianza de la Iglesia en las nuevas generaciones. “Mi caso no es excepcional, puede verse en todas las responsabilidades que me han venido encomendando –cerca de una decena– desde que me incorporé a la diócesis con 24 años”, alega.

Alonso reconoce que antes de entrar como voluntario a Cáritas desconocía el abanico de ámbitos que abarca la entidad, centrados en la búsqueda de empleo y vivienda, la atención a las personas mayores, las clases a niños y niñas o a personas que llegan desde otros países y no conocen el idioma, así como el asesoramiento en trámites, migración y la asistencia médica y jurídica. “Y siempre huyendo del asistencialismo, ya que dar ropa y comida es necesario, pero no es suficiente para Cáritas. Queremos y debemos luchar por la autonomía de las familias”, comenta. 
 

Cambio personal

Así, durante este corto pero intenso tiempo, se ha encontrado con las dos caras de la moneda: ha vivido experiencias muy gratificantes pero también conoció de primera mano las problemáticas sociales más acuciantes como la inmigración, el paro, la falta de oportunidades, los desahucios o la desnutrición.

Aunque parezca mentira, todas estas realidades están más cerca de nosotros de lo que nos podemos imaginar. Vivir situaciones límite como estas y poder ser útil a los demás, aunque sólo sea escuchando, acompañando, con un abrazo, han conseguido cambiarme como persona. No soy el mismo que cuando llegué”, asegura Carlos Alonso.

Ahora toca poner punto y aparte en esta etapa y seguir colaborando con Cáritas desde un segundo, aunque muy activo, plano. “El obispo, al que le agradezco la confianza que desde su llegada a la diócesis depositó en mí, acaba de nombrar a una nueva secretaria general, a la que le doy la bienvenida y desde ya me pongo a su disposición para lo que pueda necesitar”, explica Alonso, al mismo tiempo que recalca que el equipo directivo de la organización está formado únicamente por voluntarios, “aunque mucha gente piensa que es un puesto remunerado; no tendría sentido en Cáritas. Es un equipo joven, muy preparado y que está mostrando cuál es el camino a seguir”, comenta.
 

Proyectos futuros

El joven ferrolano continuará como voluntario en el departamento de Comunicación de Cáritas encargándose de la gestión de las redes sociales, tarea que desempeña también en la diócesis en general, y en un nuevo proyecto que le resulta especialmente atractivo, como es la puesta en marcha de un plan de gestión de la documentación de la institución. “Hay que tener en cuenta que nuestra Cáritas funciona desde 1966, y en sus archivos se conserva una documentación ingente y valiosa que es necesario organizar, conservar y poner a disposición de la entidad, de la diócesis y la ciudadanía. No se había hecho hasta la fecha y con el avance de las nuevas tecnologías se hace imprescindible iniciarlo”, explica, y resalta la necesidad de llevar a cabo también un plan de comunicación, así como potenciar y aumentar las actividades que ofrece el centro de día 'Gabriel Vázquez Seijas' y seguir dando a conocer la entidad a los más jóvenes.

La cercanía es una de las máximas por las que apuesta Alonso, lo que se traduce en acciones como el nuevo Portal de Transparencia, su actividad en las redes sociales y la puesta en marcha del servicio de Whatsapp, que se encuentra en periodo de pruebas hasta el próximo mes de octubre y que cuenta ya con más de 200 usuarios.

La imagen que queremos trabajar es la de que la Iglesia está abierta a todos, sin excepciones. Hace poco recibía en el archivo de la Domus a los responsables del IES Canido, que buscaban documentación que les ayudase en la programación del 50 aniversario de la puesta en marcha del centro. El obispo Argaya fundó ese centro educativo en los años 60 y no se imaginaban que la diócesis pudiese conservar esta documentación, precisamente en Ferrol, y nos lo agradecieron profundamente”, comenta.

Fuente: Diario de Ferrol