Luis Ángel de las Heras: “Hay que caminar con las víctimas, siempre tienen que ser la prioridad”

· Autor: Luis Salaverri

Entrevista a fondo al obispo diocesano en el portal Religión Digital

"La Iglesia no tiene que identificarse con ninguna ideología política ni con ningún partido político”

El claretiano Luis Ángel de las Heras es el actual obispo de Mondoñedo-Ferrol, y uno de los prelados considerados más próximos al papa Francisco de los que actualmente peregrinan en España. Con motivo de la Asamblea Plenaria de la CEE, De las Heras concedió esta entrevista a RD, en la que reflexiona sobre los abusos a menores, la autocrítica en la Iglesia, las elecciones o el papel de los cristianos en la sociedad actual. Una voz pausada y que anima a pensar.
 

Comencemos por una pregunta de actualidad. No sé si tuvo la oportunidad de ver la entrevista del Papa en la Salvados. De ser así: ¿Qué le pareció en líneas generales?

Desafortunadamente en ese momento estaba viajando en avión a Madrid y no pude ver la ver la entrevista.

Los ecos sí que le habrán llegado

Los ecos sí. Y he intentado ver algo, pero he tenido una semana muy acelerada, y no he podido escuchar ninguna de las respuestas ni las preguntas que se hicieron.

Pero antes de que se publicara la entrevista, ya dije que me parecía que era un gesto más, en la línea del Papa, de valentía, de ir a los lugares que él quiere que se pueda escuchar el mensaje de la Iglesia y el mensaje de Cristo. Porque es de lo que él habla; no habla de otra cosa. Y hacerlo en la Sexta significa hacerlo delante de gente que en otro lugar no le va a escuchar. Es una de las periferias de las que él habla.

Porque especialmente no es un público de Iglesia, por así decirlo

Aunque hubo mucho público de Iglesia que lo vio.

Cuatro millones de espectadores

Sí, mucha gente. Y a mí me parece que ha sido algo positivo y me ha hecho pensar, también, que tenemos que darnos cuenta de que son esos lugares donde no se nos escucha, y si se nos llama tendremos que ir.
 

"La realidad es poliédrica"

¿Deberían tener los obispos españoles, no sé si es así, algunos cursos de comunicación o, por lo menos, estar más dispuestos o entender que los medios son, de alguna manera, no un púlpito porque no es un lugar sagrado pero, un sitio donde se tiene que estar, aun a costa de que puedan llover muchas críticas?

La comunicación es fundamental. Estar cerca de los medios y comunicar no solo a la gente que piensa como tú, también a gente que tiene otras perspectivas, otras miradas. La realidad es poliédrica, y hay que estar muy atentos a otras visiones de la realidad y ahí poder decir una palabra; hay que hacerlo.

Con la gente que es crítica también hay que hablar. Esto pasa en mi diócesis. Y preguntarles cómo mejorar esas cosas que creen que no están bien, o qué creen ellos de cómo se debería hacer. Hay que escuchar.

¿Falta autocrítica en la Iglesia?

Nos da miedo. No falta; aunque creo que no se hace públicamente, la Iglesia es muy autocrítica. La Iglesia hacia adentro, cuando nos reunimos somos muy críticos con nosotros mismos. Y yo que vengo de la vida religiosa te puedo decir que se es muy autocrítico.

Lo que pasa es que la vida religiosa, a lo mejor, no da esa sensación de endogamia como a veces pueda dar el episcopado, que son, como los periodistas, por otro lado, muy corporativistas.

La vida religiosa lo es, pero la Iglesia diocesana también. Muchas veces digo que tenemos muchas cosas en positivo que hay que poner en valor, y la tendencia es, a veces, a echarnos un poco de arena sobre nosotros mismos. Y creo que tenemos muchos más valores. Pero tu pregunta era si tenemos autocrítica y yo creo que sí, aunque no trascienda al público.

¿Comparte la opinión de las encuestas, que dicen que la Iglesia es una de las instituciones menos valoradas como tal, la jerarquía. Y qué se puede hacer o si hay que hacer algo, afrontar la realidad y decir: “bueno, no nos quieren pero somos fieles a”?

Por un lado creo que las encuestas reflejan la realidad. Quizá no toda, pero sí una parte importante. Y ciertamente, la Iglesia institución crea un poco de desafecto por parte de la gente y especialmente de los jóvenes.

Y sin embargo los religiosos de Caritas y demás sí que tienen una reputación

Cáritas mucho más.
 

"Hay que hacer un esfuerzo por acercarnos"

También los religiosos, los misioneros, sí que tienen aceptación

Los misioneros, desde luego; son admirados. Lo cual no quiere decir que hay gente que quiera hacer lo mismo, no quiere decir que los sigan. Pero Cáritas claro que sí, Manos Unidas, y muchos religiosos comprometidos con los más pobres. Eso es lo más valorado.

Cuando se trata de la Iglesia institución, hacia la que hay desafecto, me parece que nos tiene que cuestionar. Saber qué nos falta para poder llegar, para poder transmitir. Aunque a veces y por mucho que lo intentemos, hay que gente que va con prejuicios y no nos va a escuchar. Creo que, por nuestra parte, hay que hacer un esfuerzo para acercarnos, para entablar el diálogo si es posible. Y pienso que sí que hay que revisarse en ese sentido para comunicar mejor.

Estamos a punto de una ronda de elecciones (generales, municipales, autonómicas, europeas...). ¿Preocupa el ascenso de partidos como Vox, con una visión que parece ser aceptada por muchos “católicos” que, a la vez, tienen un discurso, sobre la migración o propuestas sobre la tenencia de armas, que están muy alejadas de la doctrina social de la Iglesia? ¿Preocupa esa identificación que se puede estar dando?

A mí me preocupa cuando se identifica la Iglesia con cualquier ideología política o cualquier partido político. La Iglesia no tiene que identificarse con ninguna ideología política ni con ningún partido político. Pero, evidentemente, tenemos que optar y también indicar algún camino. Yo creo que los caminos están en los valores del evangelio, y el Papa lo marca con mucha claridad.

También creo que hay que tener presente a la persona por encima de todo. Sobre todo a los pobres. Los más necesitados, los más vulnerables. Y partiendo de ahí, la defensa de la vida desde el comienzo hasta su fin, y la defensa de una vida digna. Son las cosas prioritarias que uno tiene que valorar dónde están mejor defendidas, o dónde pueden salir al paso. Sé que eso es muy complicado, porque tendríamos que hacernos un partido a la carta y entonces no acabas de conseguirlo.
 

"Yo ahora no tengo claro a quien voy a votar"

No le voy a preguntar por su voto pero, ¿lo tiene claro?

Yo ahora no lo tengo claro.

Pero va a votar, y no en blanco, entiendo.

Sí, voy a votar. Pero tengo que hacer una reflexión, y creo que la tenemos que hacer todos. Y no puede ser superficial, hecha de cuatro elementos externos. Yo quisiera que hubiera menos visceralidad en el tema de las elecciones. Y que hubiera menos crispación también. Que hubiera un clima sereno para poder optar y que cada uno pudiera expresarse y que las opiniones de unos no fueran vituperadas por otros. Que pudiéramos hablar con total libertad. En fin, esas son las claves donde creo que tenemos que movernos.
 

El Papa, España y las periferias

Cuando el Papa dice que irá a España cuando hay paz, ¿uno se siente concernido, cree que es una cuestión más de tipo social, o que está queriendo decir algo a la Iglesia?

Yo lo he considerado como algo de tipo social. No se si tendrá algo que ver con otras realidades. No lo sé, porque habría que entrar en la mente del Papa para saberlo. Independientemente de eso, yo he pensado que el Papa, a lugares como España no iba a ir porque su periplo es a lugares periféricos.

Suena extraño que haya estado en en Marruecos, a Portugal va a hora, en Francia, en Italia y aquí...

En Francia no ha estado.

Bueno, estuvo en Estrasburgo, en el Parlamento

Pero en el Parlamento. A mí me parece que él está intentando visitar los lugares donde los anteriores papas no han ido. En España hemos tenido la suerte de tener a Juan Pablo II muchas veces. A Benedicto XVI también. Yo no me esforzaría por invitarle a venir porque me da la impresión de que no es un lugar periférico de los que él quiere visitar, o de que tuviera una razón para poder ir. Ahora, me sorprende lo que dices de “cuando hay paz” porque yo tenía otra perspectiva.

Porque en el anterior viaje cuando se le preguntó también dijo algo así como cuando me inviten los obispos y se pongan de acuerdo

Cuando se pongan de acuerdo, viene a ser un poco lo mismo. De todas formas los españoles es difícil que nos pongamos de acuerdo. No me aventuro a interpretar esas palabras más allá. Otros también han dicho que es un año de elecciones, puede haber un poco de crispación y eso es lo que haga que diga que en no en este momento. De todas formas me siento muy en paz con lo que haga o diga el Papa, cualquiera de los anteriores o el que tenga que venir. Esto hay que vivirlo de esa manera.

Aún existiendo continuidad entre los últimos papas, Bergoglio tiene algo, al menso de cara al exterior, que le diferencia del resto. No sé exactamente lo que es y si usted lo ve así.

Es un buen comunicador, Muy bueno. Y luego es un hombre que está muy atento a todas las cuestiones candentes en el mundo actual. Es muy difícil seguir los pasos de toda la atención que le presta la realidad mundial. Y a veces nos pilla un poco despistados porque hay que estar atentos a muchas cosas.
 

"El Papa es un gran defensor de la vida digna"

Se le critica mucho en algunos sectores porque parece que no defiende la vida, o que se está cargando la doctrina -eso dicen algunos-. Pero a mí me da la sensación de que lo que está haciendo es cambiar el foco; sin dejar de defender la vida, a hablar de la dignidad a lo largo de toda la vida, y no solo de los extremos de la misma

Es un gran defensor de la vida digna, como Jesucristo nos la muestra.

Sí, pero estábamos acostumbrados a que la frase era defenderla defender la vida desde sus inicios al final. Y ahora las frases que utiliza son más amplias. Y da ejemplos de los niños maltratados, de las víctimas de la trata, de los niños de la guerra...

Es que eso es muy importante.

Por eso digo que tal vez no sea tanto un cambio de doctrina, sino un enfoque diferente

Es un enfoque diferente a la hora de transmitir. Pero si tú lees a Benedicto XVI, todo lo que dice Francisco lo tiene escrito. Que eso también es muy importante. El problema es que a Benedicto XVI hay que leerlo, y hacerlo en profundidad. Es un maestro extraordinario, de la vida, de la doctrina y de la defensa del evangelio y de la fe. Extraordinario. Pero en estos tiempos se lee poco, y entonces, el papa Francisco comunica más. Las mismas cosas, dichas de esta manera tienen más eco y llegan a la gente. Y el Papa es bien acogido también por gente que no va a leer.

Por otro lado el papa Francisco también escribe. Acaba de publicar una exhortación, y es una exhortación bien larga; 299 números, 6 capítulos, en fin. Es una exhortación para los jóvenes quizá un poco larga para que se animen a leerla todos. Nosotros vamos a hacer una experiencia en Ferrol. He pedido que busquen cuatro jóvenes de una zona, cuatro de otra, y durante los sábados de mayo ellos presentarán la exhortación. El Papa se ha dirigido a ellos y a todo el pueblo. Entonces, ellos que la lean, que la reciban y que nos digan qué les parece. A ver qué nos cuentan.

Escribe mucho. Pero, a lo que voy, es que más importante que lo escribe, es lo que dice, cómo lo dice y el captar la atención de todas las realidades mundiales que realmente son importantes. Y que además, cuando uno las piensa, dice: debería haberme dado cuenta de esto.
 

Las víctimas, lo primero

Ha habido una cumbre por el tema de los abusos. Además, yo creo que es una especie de prueba con el cambio de normas en estado Vaticano, así también lo planteó Gisotti; que también era un toque de atención para que los episcopados tomen medida de sus circunstancias, porque no somos un estado, la Iglesia en España no es un estado ni tiene la capacidad coercitiva igual que la del estado Vaticano

Monseñor Argüello nos decía el lunes que van a ir en esa línea las decisiones que tomen en la Iglesia española. ¿Cree que tienen que ir por ahí? ¿Cree que el tema de la denuncia es algo obligado. Ve el tema de las víctimas como algo prioritario? No sé si usted ha podido encontrarse con alguna o se lo han solicitado

Yo he tenido la oportunidad de escuchar a víctimas hace tiempo, por distintas razones. Y además de escucharlas no solo de abusos dentro de la Iglesia, también de fuera de la Iglesia. Hay denominadores comunes que realmente a uno le hacen cambiar la perspectiva sobre este tema. Hay que escuchar a las víctimas para afrontar bien estas situaciones.

Yo creo que lo que hay que hacer es tomar cartas en el asunto todas las diócesis. Y que tiene que ir en la línea de lo que el Papa está marcando, que además es de sentido común. Tenemos que cumplir unos mínimos para ponernos en sintonía con esta forma de afrontar la situación. El tema de las denuncias, y esto lo he consultado con un experto, cuando uno conoce que hay abuso a un menor tiene que denunciarlo inmediatamente, es obligación. Cuando se trata de adultos hay que respetar lo que ellos quieran hacer. Eso hay que clarificarlo. Yo he encontrado adultos que no querían denunciar y son ellos los sujetos de esa denuncia.

Hay que caminar de cara al futuro primero, para atender ahora a las víctimas, que siempre tiene que ser la prioridad. Para tener cuidado también cuando hay una falsa denuncia, porque a veces se dan, del daño que pueden sufrir algunos sacerdotes y algunas personas. Eso también hay que considerarlo y tener mucho cuidado. Y hay que resarcir a los falsos acusados. Y prevención; necesitamos formarnos. Entender qué es esto, porque yo creo que estas cosas no las conocemos y hace falta formación para el clero, para los obispos, para los agentes de pastoral.

Hacer una buena labor de prevención; la sociedad tiene que ser un lugar seguro para todo el mundo, y a Iglesia con más razón todavía, porque puede ser un lugar donde se abuse y creo que además hay que tener en cuanta algo que dijo el Papa en la carta de agosto al Pueblo de Dios muy claramente: son abusos de poder y de conciencia sexuales. Pero hay que ir a la raíz también para que esto no ocurra.