Con creciente esperanza y responsabilidad

Carta del obispo a la diócesis con motivo de la alerta sanitaria por el coronavirus

"Que cada supresión, aplazamiento o variación de los actos religiosos diocesanos, parroquiales, cofrades, grupales, sea una ocasión en la que cada uno ore y piense en los demás"

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy se cumplen siete años de la elección del papa Francisco. Fue y sigue siendo una gracia llena de alegría y esperanza para la Iglesia y para el mundo. Continuamos agradeciendo a Dios tan gran don y rezando por él, como nos pide siempre.

Este aniversario coincide con la pandemia del denominado «coronavirus». Un fenómeno inédito que produce incertidumbre y miedo en varios países, entre nuestros compatriotas y en nuestra querida Galicia. Sin embargo, en medio de esta situación, puestos los ojos en el Señor Jesús, no podemos sino hacer crecer la esperanza y la responsabilidad al mismo tiempo.

En colaboración con las actuaciones anunciadas por las distintas administraciones públicas para contener el contagio, la Provincia Eclesiástica de Santiago de Compostela establece nuevas medidas ampliando las que publicó con fecha 8 de marzo. Lo hemos estudiado y determinado durante la mañana de este viernes. Ahora tendrá que estar en coherencia con la declaración del estado de alarma en España. En todo caso, hacemos y haremos lo que debamos hacer para afrontar del mejor modo posible este estado inusual de emergencia global, buscar el bien de todos, especialmente el de las personas más vulnerables (laicos, consagrados y sacerdotes), disponer de una adecuada atención sanitaria, según lo que precise cualquier enfermo, proteger al personal sanitario y lograr el pronto restablecimiento de la salud de la población.

El momento nos deja a merced de una intemperie existencial. Ocupados en tantas cosas y creyéndonos tan fuertes, hoy y aquí vemos nuestra común fragilidad humana, dónde está lo realmente importante y la necesidad que tenemos unos de otros. Sumergidos en días y noches de dolor, nuestra fe en Jesucristo nos da luz y fortaleza para vivir con creciente esperanza y responsabilidad. Él nos salva de nuestros temores cuando la barca zozobra y nos tranquiliza cuando nos encontramos perplejos por lo inesperado e inimaginable. Renovemos la confianza en el Maestro que calma las aguas embravecidas y sacia nuestra sed de paz. Superemos con la ayuda de Dios cualquier tentación de miedo, ira y desesperanza.

Que cada supresión, aplazamiento o variación de los actos religiosos diocesanos, arciprestales, parroquiales, cofrades, grupales, sea una ocasión en la que cada uno ore y piense en los demás. Aprovechemos los medios de comunicación para rezar y seguir las celebraciones litúrgicas y devocionales.

Oremos por los enfermos, por el personal sanitario, por quienes han fallecido a causa de esta pandemia, por los familiares, por las autoridades. Oremos también por quienes están más lejos y siguen sufriendo por otras causas: injusticia, migración forzada, guerra y violencia, hambre y otras enfermedades.

Por supuesto, tengamos presentes a cuantos, más próximos, viven solos o en albergues, y a los ancianos aislados para evitar ser contagiados. Llamemos por teléfono o escribamos. Que no falten expresiones de cercanía y buen humor, de sosiego con todos, especialmente con quienes se encuentren peor.

Nuestro mundo es un valle de lágrimas que hemos de enjugar con oración, nobles deseos, palabras de consuelo y compromiso indispensable. Incrementemos la oración, que podemos hacer en cualquier lugar; acrecentemos la nobleza de corazón; multipliquemos palabras y signos de amor, consuelo y cercanía cumpliendo siempre las recomendaciones dadas.

Confiemos, esperemos y seamos responsables. Cáritas seguirá atendiendo urgencias evitando todo riesgo de contagio. Con la misma precaución, en las parroquias habrá que estar atentos a quienes viven solos y a los enfermos que necesiten ayuda. Es motivo de una posible colaboración generosa extraordinaria por parte de sacerdotes, personas consagradas y voluntarios laicos que no sean población de riesgo por edad o problemas de salud y extremen las precauciones.

Finalmente, esperanzados, demos gracias a Dios por esta Cuaresma singular en la que una súbita vulnerabilidad nos ha acuciado de modo que nuestros ojos estén más atentos, nuestro corazón más sensible y nuestras manos más prontas para vivir la caridad fraterna con creciente esperanza y responsabilidad.

Con mi afecto y bendición.

 

GALEGO

Queridos irmáns e irmás:

Hoxe cúmprense sete anos da elección do papa Francisco. Foi e segue sendo unha graza chea de alegría e esperanza para a Igrexa e para o mundo. Continuamos agradecendo a Deus tan gran don e rezando por el, como nos pide sempre.

Este aniversario coincide coa pandemia do denominado «coronavirus». Un fenómeno inédito que produce incerteza e medo en varios países, entre os nosos compatriotas e na nosa querida Galicia. Con todo, no medio desta situación, postos os ollos no Señor Xesús, non podemos senón facer crecer a esperanza e a responsabilidade ao mesmo tempo.

En colaboración coas actuacións anunciadas polas distintas administracións públicas para conter o contaxio, a Provincia Eclesiástica de Santiago de Compostela establece novas medidas ampliando as que publicou con data 8 de marzo. Estudámolo e determinado durante a mañá deste venres. Agora terá que estar en coherencia coa declaración do estado de alarma en España. En todo caso, facemos e faremos o que debamos facer para afrontar do mellor modo posible este estado inusual de emerxencia global, buscar o ben de todos, especialmente o das persoas máis vulnerables (laicos, consagrados e sacerdotes), dispoñer dunha adecuada atención sanitaria, segundo o que precise calquera enfermo, protexer ao persoal sanitario e lograr o pronto restablecemento da saúde da poboación.

O momento déixanos a mercé dunha intemperie existencial. Ocupados en tantas cousas e créndonos tan fortes, hoxe e aquí vemos a nosa común fraxilidade humana, onde está o realmente importante e a necesidade que temos uns doutros. Mergullados en días e noites de dor, a nosa fe en Xesucristo dános luz e fortaleza para vivir con crecente esperanza e responsabilidade. El sálvanos dos nosos temores cando a barca ten risco de afundir e tranquilízanos cando nos atopamos perplexos polo inesperado e inimaxinable. Renovemos a confianza no Mestre que acouga as augas  embravecidas e sacia nosa sede de paz. Superemos coa axuda de Deus calquera tentación de medo, ira e desesperanza.

Que cada supresión, aprazamento ou variación dos actos relixiosos diocesanos, arciprestais, parroquiais, confrades, grupais, sexa unha ocasión na que cada un ore e pense nos demais. Aproveitemos os medios de comunicación para rezar e seguir as celebracións litúrxicas e  devocionais.

Oremos polos enfermos, polo persoal sanitario, por quen faleceu por mor desta pandemia, polos familiares, polas autoridades. Oremos tamén por quen está máis lonxe e seguen sufrindo por outras causas: inxustiza, migración forzada, guerra e violencia, fame e outras enfermidades.

Por suposto, teñamos presentes a cuantos, máis próximos, viven sós ou en albergues, e aos anciáns illados para evitar ser contaxiados. Chamemos por teléfono ou escribamos. Que non falten expresións de proximidade e bo humor, de acougo con todos, especialmente con quen se atope peor.

O noso mundo é un val de bágoas que habemos de enxugar con oración, nobres desexos, palabras de consolo e compromiso indispensable. Incrementemos a oración, que podemos facer en calquera lugar; acrecentemos a nobreza de corazón; multipliquemos palabras e signos de amor, consolo e proximidade cumprindo sempre as recomendacións dadas.

Confiemos, esperemos e sexamos responsables. Cáritas seguirá atendendo urxencias evitando todo risco de contaxio. Coa mesma precaución, nas parroquias haberá que estar atentos a quenes viven sós e aos enfermos que necesiten axuda. É motivo dunha posible colaboración xenerosa extraordinaria por parte de sacerdotes, persoas consagradas e voluntarios laicos que non sexan poboación de risco por idade ou problemas de saúde e extremen as precaucións.

Finalmente, esperanzados, demos grazas a deus por esta Coresma singular na que unha súbita vulnerabilidade aburounos de modo que os nosos ollos estean máis atentos, o noso corazón máis sensible e as nosas mans máis prontas para vivir a caridade  fraterna con crecente esperanza e responsabilidade.

Co meu afecto e bendición.

Servicio Diocesano de Comunicación

@mondonedoferrol