Para orar cada día: Martes

29ª semana del Tiempo Ordinario

22 de octubre de 2019. Festividad de San Juan Pablo II

"Jesús abajándose para servir y al llamarlos amigos acaba con todo tipo de servidumbre. Servir es el único camino para llegar a compartir la vida de Jesús"

SED COMO HOMBRES QUE ESPERAN A QUE SU SEÑOR VUELVA DE LA BODA

Lucas 12, 35-38

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas, y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran. Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá. Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos!».
 

Comentario

Se insiste mucho sobre la necesidad que tenemos los cristianos de insertar nuestra fe en lo más profundo de nuestra vida humana.

“Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas”. Es estar presto para el trabajo. Es el uniforme de servicio. Tener encendidas las lámparas, es estar siempre a punto, incluso durante la noche.

Estamos dormidos cuando no nos enteramos de lo que ocurre a nuestro alrededor, cuando nos descubrimos la presencia de Dios en nuestra vida, en los hermanos, en la sociedad, en la comunidad…Y cuando dormimos, el Señor pasa de largo, no podemos sentarnos a su mesa, no podremos disfrutar de su amor.

Dios viene de muchas maneras: En su Palabra propuesta cada día… En la Iglesia… En cado hombre que necesita de nosotros…En los acontecimientos…En nuestras penas y alegrías. En nuestra muerte y en nuestra vida.
 

Pregunta para reflexionar

¿Estoy yo preparado para servir en todo instante, en todo momento? ¿Acepto con disponibilidad las responsabilidades que se me confían?  
 

Oración

Señor, que yo esté siempre a punto de recibirte. Y preparado para servir en todo instante.

Concepcionistas de Viveiro

Comunidad de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Viveiro