Para orar cada día: Martes

28 de febrero de 2017. Festividad de San Román

Muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros

Marcos 10, 28-31

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «Yo os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio, quedará sin recibir el ciento por uno: ahora en el presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en el mundo venidero, vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y los últimos, primeros».
 

Comentario

Jesús ha pedido al joven rico que lo venda todo y le siga.

Pedro se alegra y hace resaltar inmediatamente lo que ellos han hecho. Quizá haya algo de vanagloria en esa intervención de Pedro, pero sus palabras son también la expresión de una “infinita” generosidad.

Dejarlo todo es signo de nuestra entrega al Señor, pero antes que eso es un don de Dios. Él nos da la posibilidad de dejarlo todo. Es un don que tenemos que pedir y vivir en lo más pequeño de cada día.
Jesús no se deja ganar en generosidad. “El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre y madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna”.

Para abandonar cosas tan grandes hay que hacerlo por una motivación mucho más grande.
Renunciar a muchas cosas por amor a Jesús, no es renunciar a la felicidad. Jesús promete a aquellos que le seguirán que serán personas colmadas, ya aquí abajo. Se recibe cien veces más de lo que se abandona, dice Jesús.

Pero esa felicidad prometida, ese céntuplo prometido, esta plenitud de relaciones de amor no se adquiere sin sufrimientos y sin persecuciones.

En definitiva, para el que cree  que la vida eterna no es charlatanería, es verdad que es mucho más lo que se gana que lo que se renuncia.
 

Pregunta para reflexionar

Pedro y los demás apóstoles dejaron unas redes y poco más para seguir a Jesús, pero dejaron lo que tenían. Y nosotros ¿lo dejamos todo por ÉL o nos reservamos algo?
 

Oración

Señor, tu nos invitas continuamente a dar el paso, a dejarlo todo por Ti. Ayúdanos a ser generosos.

Madres Concepcionistas de Viveiro