75º Aniversario de las Discípulas de Jesús: ¡Enhorabuena por vuestra labor!

Crónica de la eucaristía de acción de gracias por su presencia en la diócesis

Mons. De las Heras: "Agradecemos la presencia testimonial y trabajadora de las Discípulas de Jesús en Ferrol y, por tanto, en la diócesis"

El pasado domingo 3 de diciembre, la Concatedral de San Julián, en Ferrol, vivía la celebración de acción de gracias por el 75º aniversario de la fundación de las Discípulas de Jesús por el beato Pedro Ruiz de los Paños (presbítero, mártir y fundador).

La eucaristía de este primer domingo de Adviento, a la que asistieron cerca de trescientas personas, fue presidida por el obispo de Mondoñedo-Ferrol, don Luis Ángel de las Heras Berzal, CMF, y concelebrada por don Gonzalo Folgueira Fernández y don Ramón Otero Couso.

Al inicio de esta acción de gracias, Mª. Pilar Pazos García, directora pedagógica del “Jesús Maestro”, pronunció unas palabras de ambientación en este marco del tiempo de espera y de esperanza, el Adviento. “Gracias a la Inspiración que don Pedro recibió de Dios, existe en la Iglesia este carisma: espíritu sacerdotal y apostolado litúrgico y vocacional”, en referencia al Instituto Discípulas de Jesús. Para continuar relatando brevemente la historia desde su fundación: “El 15 de diciembre de 1942, los sueños de las primeras Discípulas de Jesús se hacen realidad. Llega el tan anhelado decreto por el que somos erigidas en instituto religioso. Pocos años después, comenzaron las fundaciones en distintos lugares de España, empezando por Ferrol, en el año 1947. Y, ahora, han pasado setenta y cinco años de camino compartido. Setenta y cinco años que son motivo de acción de gracias. Un motivo que nos reúne hoy en ambiente festivo y con el corazón lleno de personas y agradecimiento, en esta Iglesia Concatedral de Ferrol, junto a nuestro obispo don Luis Ángel, para celebrar la eucaristía”.

Tras la lectura del santo Evangelio, el padre Luis Ángel hizo hincapié, en su homilía, en que, en este día, “el Señor nos invita a tener miradas de cariño. Tres miradas de cariño”, que serían:

- Mirada de cariño hacia el futuro, ya que “el Adviento nos invita a mirar al futuro. Preparar el camino para la venida del Señor no es solo recordar el Nacimiento en Belén de Judá. Es esperar en la segunda venida del Señor y vivir con esa extraordinaria esperanza. Dios hecho hombre nos muestra cómo caminar hasta que llegue en su gloria y esplendor”.

- Mirada de cariño hacia la fundación de las Discípulas de Jesús. “Igualmente esta mirada es de acción de gracias hacia el pasado y de esperanza en el futuro (…) El beato Pedro supo bien que el Señor Dios es nuestro padre, el que nos da forma, nuestro alfarero (…) Y mujeres como las discípulas que conocemos hoy tomaron el testigo. Comenzando por Lucía Suárez González-Fierro (…) Mujeres que se entregan con alma, vida y corazón a Dios y cada persona que el Señor pone en su camino, como podéis comprobar en el colegio”.

- Mirada de cariño hacia las Discípulas de Jesús en Ferrol. “Estas mujeres son conocidas y cercanas. Están en Ferrol desde diciembre de 1947. Por eso la tercera mirada de cariño es la cercana, la inmediata. Hacia las que están hoy entre nosotros y hacia las que han pasado en estos setenta años. Agradecemos la presencia testimonial y trabajadora de las Discípulas de Jesús en Ferrol y, por tanto, en la diócesis. Agradecemos la obra del colegio Jesús Maestro, que es lugar de Dios aquí, espacio en el que ha de verse con claridad su Reino nuevo, el futuro esperanzado de nuestro mundo”.

Antes de finalizar la celebración, la directora general del “Jesús Maestro”, Mª. Begoña Alguacil Aznárez, pronunció unas palabras de agradecimiento y recordó la presencia de las Discípulas en Venezuela, Zambia y México, además de en España. “La única palabra que podemos decir en este momento es la que, de forma continua, hemos estado celebrando en esta eucaristía: Gracias (…) ¿Cómo no estar agradecidas a Dios?”. La hermana Begoña tuvo, también, un recuerdo para las hermanas discípulas “que pasaron por el Instituto dejándolo todo por Jesús y deseando hacer su voluntad”, al igual que para aquellos que “hoy seguimos al Maestro, deseando colaborar con la Iglesia para extender el Reino de Dios; para hacer felices a quienes nos encontremos en el camino; para indicarles que Dios tiene reservado para ustedes un camino: una vida feliz, una vocación en respuesta a una llamada y a la que espera respondamos con generosidad”.

Rubén Amor Fernández

Mondoñedo (1970) - Secretario de Comunicación y portavoz diocesano